Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Monday, July 16, 2012

A fin de cuentas... ¿existen o no las sirenas?

Ciencia curiosa – Hace 1 hora 54 minutos Para muchos de nosotros no hay misterio alguno: las sirenas, esas criaturas de cuerpo humanoide y cola de pez que aparecen en relatos o en pinturas de antiguas culturas, forman parte de la fauna imaginaria de la humanidad. Aún así, una reciente emisión de Animal Planet, el canal de Discovery Communications, sembró la duda: el pasado 27 de Mayo dedicó un programa al tema en un formato símil documental. Arte prehistórico presentado en "Animal Planet"Arte prehistórico presentado en "Animal Planet" Para dar a la polémica una legitimidad que parece difícil de aceptar, el programa recreó escenas de una colonia de sirenas y tritones que, según el guión de Charlie Foley, hace miles de años usaban a los delfines como mascotas y vivían en manadas protegiéndose unas a otras del acecho de unos temibles escualos gigantes. Como el pretendido documental fue emitido por un canal que suele presentar temas de genuino valor científico, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los EE.UU. recibió numerosas consultas sobre la existencia de tales criaturas, sobre las cuales sólo hay vestigios artísticos y mitológicos. "No se han encontrado pruebas de humanoides acuáticos", contestó, tajante, la NOAA. Para algunos, la reacción del organismo científico norteamericano puede parecer desmesurada: debe haber pocas tareas tan insatisfactorias —y aparentemente improductivas— como desmentir la existencia de seres cuya realidad nunca fue documentada. Pero también hay que atender a cuestiones de contexto. En el último tiempo, por ejemplo, una controversia en torno a presuntos registros en video de sirenas llamó la atención de los aficionados a los misterios (e ingresó en varias escuelas a través de docentes receptivos a la posibilidad de su existencia) cuando aparecieron en la web imágenes, a la postre trucadas, de mujeres con cola de pez, realizadas por bromistas, experimentadores o charlatanes. Charlie Foley, el productor de Animal Planet que escribió el libreto del documental, defendió su derecho a especular gracias a la existencia de tales criaturas marinas en culturas tan diferentes como la griega, la china y la vikinga, o el hallazgo de pinturas rupestres que parecen reflejar el aspecto que éstas poseían, en lo que podría ser una curiosa confusión entre representaciones fantásticas propias de un trabajo artístico, y un registro realista tipo cámara fotográfica. En el documental, titulado "Sirenas: el cuerpo hallado", Foley se pregunta: "Así como hay animales que se desplazaron de la tierra hacia el mar ¿podría haber sucedido lo mismo con los seres humanos? ¿Y si hubiera algo de eso?". Para evaluar la calidad de la evidencia en Animal Planet, tal vez basta agregar que las "mascotas de compañía" que aparecen junto a las sirenas son el bigfoot, el chupacabras, y los vampiros (curiosamente, no los gnomos, los fantasmas o las hadas). Foley despeja aún más el panorama cuando, para defenderse de la acusación de falta de evidencias, opta por denunciar una conspiración. Es que, para el director de Animal Planet, "no hay que descartar que un gobierno en las sombras haya ocultado o destruido pruebas". Si el complot que denuncia Foley es real, las cosas quedarían más o menos donde empezaron: la falta de evidencias no permite asegurar la existencia de nada que valga la pena reconstruir digitalmente, a menos que estemos ante una animación que pretende entretener y de ninguna manera defender la existencia material de sirena alguna. "Sin evidencias de humanoides acuaticos", dice el NOAA En cualquier caso, no deja de ser llamativo que la situación haya obligado a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica a pronunciarse sobre el fantasmático asunto. "No se han encontrado pruebas de humanoides acuáticos. ¿Por qué, entonces, ocupan el inconsciente colectivo de casi todos los pueblos marinos? Es mejor dejar la respuesta a esa pregunta a historiadores, filósofos y antropólogos", propone la NOAA. Es dable reconocer que biólogos, genetistas y zoólogos interesados en la vida de las sirenas no tienen mucho material para examinar. Sí disponen de abundante información los científicos sociales, quienes —si desean embarcarse en semejante estudio— pueden nutrirse de los antecedentes en materia de fenómenos de naturaleza escurridiza reunidos en áreas tan diversas como la parapsicología, la criptozoología o la ufología.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.