Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Friday, March 29, 2013

La isla de los conejos

GetHiroshima/FlickrEn el mar Interior de Seto, entre Hiroshima y Shikoku, flota una pequeña isla con un pasado oscuro y lúgubre. A pesar de que Japón fue uno de los países que firmó el Protocolo de Ginebra de 1925 (relacionado con la prohibición de gases asfixiantes, tóxicos o similares y de medios bacteriológicos), de 1929 a 1945 Ōkunoshima fue el hogar de una planta de gas letal del ejército imperial japonés que produjo más de 6 kilotones de gas mostaza. La operación militar era tan secreta que durante esos 16 años la isla fue borrada de los mapas y ni siquiera los residentes (empleados en las plantas) sabían lo que estaban creando. Con el fin de la guerra, todos los documentos fueron quemados, aunque todavía se conservan ruinas de las fábricas, evidencias de la producción de gas, y el Museo del Gas que abrió sus puertas en 1988. Casi siete décadas después, Ōkunoshima es el hogar de cientos de conejos que deambulan entre los visitantes que se divierten alimentándolos con coles y zanahorias. También conocida como Usagi Shima (isla de los conejos), existen varias hipótesis sobre cómo los conejos llegaron a esta isla de apenas 700 metros cuadrados. Algunos creen que fueron usados durante la Segunda Guerra Mundial para las pruebas de laboratorio; otra teoría es que fueron dejados por un grupo de niños que visitó la isla en un viaje escolar en 1971. Pero más allá de cuál sea la razón real, no pasó mucho tiempo para que los conejos demostraran lo que mejor saben hacer: reproducirse e inundar Ōkunoshima, donde actualmente viven más de 300. Y si consideramos que en la isla se encuentran tres enormes torres de transmisión de energía eléctrica —entre ellas la Crossing Powerline Chusi, la torre de alta tensión más grande de Japón— podríamos hasta sospechar que estos conejos no sólo son inmunes a las armas químicas, sino también a las corrientes electromagnéticas. Además de los lugares de interés histórico, la isla —accesible por ferri desde Tadanoumi y Omishima— es parte del sistema del Parque Nacional del mar Interior y cuenta con instalaciones para acampar, hacer senderismo, así como un hotel y un campo de golf. Pero aunque Ōkunoshima ha sido declarada segura muchos lo ponen en duda, ya que se desconoce cualquier proceso de descontaminación en la isla y se rumora que hay varios lugares cerrados al público donde al terminar la guerra supuestamente fueron enterrados trabajadores de las plantas; por lo que se recomienda a los visitantes no salirse de las rutas habilitadas para el turismo. Fotografías: Cortesía qkamura.or.jp y GetHiroshima.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.