Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Wednesday, November 24, 2010

Portales magnéticos conectan al sol con la Tierra


NASA confirma la existencia de portales magnéticos que forman canales de interacción entre nuestro planeta y el sol; intercambio alquímico de información a través de conductos que se abren y cierran intermitentemente.

Antes de que termines de leer esta nota habrá ya ocurrido algo que hasta hace poco la mayoría de científicos negaba rotundamente que en realidad sucediera: un portal magnético se abra abierto, conectando a la Tierra con el sol a través de 150 millones de kilómetros que separan a nuestro planeta del astro central de la galaxia.

Toneladas de partículas energéticas de alta frecuencia serán transmitidas entre los dos cuerpos antes de que el portal se cierre de nuevo, lo cual ocurrirá aproximadamente cuando termines de leerla.

Este cuasi mágico fenómeno se conoce como eventos de transferencia de flujo o FTE por sus siglas en inglés (Flux Transfer Event). "Se llama evento de transferencia de flujo.

Hace diez años yo estaba completamente seguro que este fenómeno no existía pero ahora existe evidencia innegable de que es un hecho" afirma el físico espacial David Sibeck del Goddard Space Flight Center.

Pero además de lo sorprendente para algunos que implica la confirmación científica del FTE, también llama la atención que es un fenómeno que se repite varias veces a lo largo de un día, aproximadamente cada ocho minutos.

Desde hace tiempo los científicos sabían que la Tierra y el sol debían estar de algún modo conectados.


La magnetosfera de nuestro planeta (la burbuja magnética que rodea a la Tierra) esta repleta de partículas del sol que llegan hasta ahí por medio de las ráfagas de viento solar, eventualmente penetrando las defensas del campo magnético de nuestro planeta.

Y hoy sabemos que estas partículas son capaces de penetrar ya que viajan a través de campos magnéticos que enlazan directamente el suelo terrestre con la atmósfera del sol.

"Solíamos pensar que la conexión era permanente y que el viento solar podía gradualmente acercarse al ambiente cercano a la Tierra siempre que el viento estuviese activo.

Pero nos equivocábamos. Las conexiones no son estables en lo absoluto. Generalmente son cortas, intermitentes y con un alto dinamismo" afirma Sibeck.

De acuerdo con diversos especialistas en la materia el fenómeno de los eventos de transferencia de flujo se puede explicar, básicamente, de la siguiente manera: en el lado de la Tierra que es de día, es decir la zona más cercana al sol, el campo magnético de nuestro planeta presiona en contra del campo magnético del sol.

Aproximadamente cada ocho minutos los dos campos de funden o reconectan brevemente para formal un portal a través del cual pueden fluir partículas de energía. Este portal magnético, al cual han hecho alusión diversas disciplinas del ocultismo occidental, así como el arte alquímico de Arabia, y muchas otras tradiciones místicas desde fechas ancestrales, adquiere la forma de un cilindro magnético cuyo diámetro es del tamaño de la Tierra.

De hecho ya se han llevado a cabo misiones, tanto por parte de la NASA como por parte de la Agencia Espacial Europea, en los que se envían naves para sobrevolar el perímetro del portal e incluso para medir las dimensiones del mismo con relativa exactitud.

Ahora que se tiene información más detallada sobre el portal magnético y sobre los eventos de transferencia de flujo, los científicos analizan este fenómeno en busca de predecir su comportamiento con mayor detalle.

De acuerdo con otro físico espacial, el Dr Jimmy Raeder de la Universidad de New Hampshire, estos portales magnéticos tienden a formarse por encima de la banda ecuatorial de nuestro planeta y luego desplazarse hacia el polo invernal: en diciembre rolan hacia el Polo Norte y en Julio hacia el Polo Sur.

Una vez digerido el asombro de constatar la existencia de los FTE y superado el ego científico de aceptar que sucede algo que originalmente se negaba de manera rotunda, los investigadores se han volcado en profundizar su entendimiento frente a este fenómeno.

Incluso se han ya catalogado dos tipos diferentes de eventos de transmisión de flujo, los activos y los pasivos. Los primeros se refieren a cilindros magnéticos que permiten el flujo de partículas en forma fácil y estable.

Estos son importantes canales de energía de la magnetosfera de la Tierra. Por otro lado, los pasivos ofrecen mayor resistencia ya que su estructura interna no admite un paso fluido de partículas y campos.



Aún quedan decenas de interrogantes fundamentales para aspirar a un entendimiento pleno ante la existencia confirmada de portales magnéticos que enlazan el suelo firme de la Tierra con el sol.

Pero al parecer se ha dado un paso indispensable para su investigación a fondo: la aceptación, una etapa que en cientos de fenómenos "similares" la ciencia aún no ha sido capaz de transitar, prefiriendo sujetarse ciegamente a creencias tradicionales y a mapas de realidad que legitiman su papel histórico como decisivo juez entre lo falso y lo verdadero.

Por otra parte se confirma una más de las místicas alegorías que la sabiduría de ancestrales tradiciones había advertido y que hasta hora simplemente se habían considerado como meras alegorías. Y como dice la frase conocida como Tercera Ley de Clarke: "Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia".



Del tamaño de una barra de pan, Oreos transporta microbios comunes y elementos esenciales para la vida a 640 kilómetros sobre la Tierra.

La NASA ha lanzado al espacio un pequeño satélite del tamaño de una barra de pan que podría ayudar a responder algunas de las preguntas fundamentales sobre el origen, la evolución y distribución de la vida en el Universo.

El nanosatélite, conocido como O/Oreos (siglas de Organism/Organic Exposure to Orbital Stresses) fue disparado el viernes desde la Isla de Kodiak, en Alaska, a bordo del cohete de cuatro etapas Minotaur IV de la Fuerza Aérea de EE.UU. (Puedes ver el vídeo del lanzamiento unas líneas más abajo).

El ingenio transporta microbios y elementos esenciales para la vida que serán expuestos a las durísimas condiciones del espacio. El objetivo: comprobar la capacidad de supervivencia de los primeros y seguir la evolución de los «ladrillos» orgánicos. Su resistencia puede tener importantes implicaciones.

En órbita a unos 643 kilómetros sobre la Tierra, O/Oreos es especialmente pequeño. Pesa unos 5,5 kilos y es el primer satélite autónomo de la NASA de estas características capaz de realizar dos experimentos científicos independientes.

Su trabajo consistirá en poner a prueba formas de vida fuera de la órbita terrestre, una labor alternativa a las investigaciones en el campo de la astrobiología que ya se realizan en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) o en los transbordadores espaciales.

Tan solo unas horas después del lanzamiento, una orden de la estación de tierra ubicada en Santa Clara, California, pidió a la micronave que comenzará a llevar a cabo sus experimentos.

Y todo se puso en marcha. Los directores de la misión, los ingenieros y los científicos del proyecto recibirán datos diarios de las investigaciones de la pequeña sonda para su posterior análisis.

Los experimentos tendrán una duración de hasta seis meses, pero O/Oreos está programada para transmitir datos durante un año.

La nave probará la capacidad de dos tipos de microbios que se encuentran comúnmente en los estanques de sal en un estado seco y latente -Halorubrum chaoviatoris y Bacillus subtilis- para adaptarse al entorno espacial.

De esta forma, este experimento, denominado SESLO, proporcionará datos sobre el crecimiento, actividad y salud de los microorganismos mientras estén expuestos a condiciones extremas de radiación e ingravidez.

RADIACIÓN CÓSMICA

El segundo experimento, llamado SEVO, seguirá la evolución de cuatro clases de moléculas orgánicas distribuidas a través de nuestra galaxia, así como bloques de construcción de la vida.Estos compuestos será expuestos a la radiación ultravioleta (UV) y la radiación cósmica. Los científicos determinarán su estabilidad.

LIFTOFF of the Minotaur 4 rocket carrying seven satellites
http://www.youtube.com/watch?v=-9tpAZMO-v4

Como en anteriores misiones de pequeños satélites de la NASA, la Universidad de Santa Clara invita a los operadores radioaficionados de todo el mundo a sintonizar la transmisión del satélite. Los interesados pueden encontrar más información aquí.

Para los científicos, no se trata sólo de conocer cuánto resisten unos microbios en el espacio.

La posibilidad de que la vida viajara de planeta en planeta y llegara a la Tierra a través, por ejemplo, de un asteroide o de un cometa, ha captado la imaginación de la gente durante más de un siglo, pero son experimentos como estos los que pueden ayudan a sustentar, o no, esta teoría.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.