Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Saturday, June 18, 2011

Spielberg, Reagan y los extraterrestres


Durante años, Steven Spielberg fue llamado "El Rey Midas de Hollywood" y su misión, convertir todo lo que toca en oro, es un título que sigue renovando. En los Estados Unidos se acaba de estrenar "Super 8", su última película del género que más le gusta, la ciencia ficción protagonizada por criaturas sensibles, estremecedoras o misteriosas. Pero no sólo por eso el cineasta es parte de la agenda. El próximo 20 de junio se cumplen 36 años del estreno de "Tiburón", un periodista de Ain't It Cool News le hizo una larga entrevista donde abordó esa clase de asuntos que fascinan a cinéfilos, aficionados a misterios y amantes de las ciencias fronterizas.

Close encounters of the third kind (1977)

Quint (Eric Vespe) le preguntó si era verdad el rumor según el cual, en una función privada de "E.T., el extraterrestre", el entonces presidente Ronald Regan (1911—2004) afirmó que todo lo que contaba la película era cierto. Spielberg recordó las circunstancias de aquella proyección en la Casa Blanca, que se concretó el 27 de junio de 1982, y admitió que, cuando la película terminó, Reagan hizo ese comentario, aunque para él fue "una broma".

Que el ex presidente de los EE.UU. le haya traído a cuento los extraterrestres es un asunto que merece una breve recapitulación.

REAGAN Y LOS ALIENS. A comienzos de 1980, cuando Ronald Reagan se encontraba en plena campaña presidencial, comenzó a recibir cartas e informes del coronel húngaro Colman Von Keviczky (1909—1998), líder del grupo ufológico ICUFON, quien le escribía para obtener de la ONU la creación de una "agencia de vigilancia ufológica".

Alejandro Agostinelli junto a Colman Von Keviczky (1986)

Poco después de que Reagan asumiera, Von Keviczky recibió la respuesta del Consejero Jefe Militar de la Casa Blanca y del Consejo de Seguridad Nacional, General de División Robert Schweitzer. "El Presidente —le escribió el militar en 1981— es muy consciente de la amenaza que su documento aclara y está haciendo todo lo posible para restablecer la defensa nacional de la forma más rápida y prudente posible." Días más tarde, Schweitzer, presionado por la agencia Associated Press, quiso desdecirse. Tarde, porque la carta ya estaba en manos de un ufólogo exultante que, ¡por fin!, celebraba que un Presidente tomase en serio una cuestión que para el militar húngaro era "de vida o muerte".

Otra instancia de contacto de Reagan con las fuerzas alienígenas que asustaban a Von Keviczky sucedió en 1989, durante la primera cumbre en Ginebra de las superpotencias. Reagan le planteó a su par, Mijaíl Gorvachov, la siguiente suposición: "Si el mundo sufriera una amenaza del espacio exterior; ¿no cree que nuestros países olvidarían sus diferencias para unirse frente al enemigo común?".

Por aquellos años Reagan, ex actor de películas del Lejano Oeste, era visto como un elefante en un bazar. Por cierto, vivía rodeado de asesores que trabajaban para controlar sus meteduras de pata. Colin Powell, su hombre en el Consejo de Seguridad, averiguó que Reagan había inspirado su comentario en "El día que paralizaron la Tierra" (1951), película de la que era fanático. El mundo estaba pendiente de la Iniciativa de Defensa Estratégica (el sistema de misiles intercontienentales antinucleares conocido como Star Wars) y sus políticas neoconservadoras y anticomunistas sembraban miedo a los países que luchaban contra sus respectivas dictaduras, lo cual podría explicar por qué, en algunos países, no costaba nada simpatizar con potenciales invasores extraterrestres.

A Spielberg siempre le rindió que sus películas se crucen con el mundo real, y él mismo ha enredado adrede ficciones con realidad para llamar la atención. Así, el director de "Tiburón" (1975) y "La lista de Schindler" (1993) se acostumbró a que los aficionados a los platillos voladores le atribuyeran mensajes cifrados a sus películas sobre extraterrestres. "Encuentros Cercanos del Tercer Tipo" (1977) acaso fue la primera película que encarnó la escenografía ideal de la cita programada con una inteligencia del espacio exterior, ya que llevó al mismo destino, las montaña La Torre del Diablo de Wyoming, a un contactado místico (Richard Dreyfuss) y a un científico (François Truffaut, que interpretaba al legendario ufólogo Jacques Vallée).

ET El extraterrestre

En la entrevista, Spielberg renegó de los retoques digitales que hizo en "E.T., el extraterrestre", probablemente el más bello cuento de hadas alienígena jamás filmado. "Cuando alguien me pregunta qué versión de E.T. recomiendo ver, le digo que la original de 1982". Se comprometió no volver a intentar parches digitales de sus antiguas películas. En la reedición de 2002 de E.T. una secuencia en la que dos agentes federales armados con rifles —y que pasaron a llevar sendos walkie-talkies-, hizo que se hablase más de los motivos de aquellos cambios que sobre el aniversario.

De la entrevista que Quint le hizo ahora a Spielberg, el fragmento más impactante es el que le dedica a la función de "E.T." en la Casa Blanca en 1982. Se confirman los rumores de la proyección privada y aclara el diálogo, o mejor dicho el comentario que Reagan le susurró al cineasta cuando la película finalizó.

Quint: He escuchado una historia que te quería comentar. No sé si será verdad, pero un amigo que hace efectos especiales me habló de una proyección privada de E.T. para Ronald Reagan. ¿Has escuchado algo sobre esto?
Steven Spielberg: ¡Estuve ahí!

Quint: Lo que escuché fue que, cuando Reagan la vio, empezó a hablar de lo próxima que estaba a la realidad y que lo sacaron de inmediato de la sala. ¿Eso es verdad?



Ronald y Nancy Reagan hablando con Spielberg tras la proyección privada de E.T.

Steven Spielberg: No, no se lo llevaron de la sala. ¡Era el Presidente de los Estados Unidos! ¡Nadie podría llevárselo de la sala! Fue en la sala de proyección de la Casa Blanca y Reagan se levantó para agradecerme haber llevado la película y mostrársela al Presidente, la Primera Dama y a sus invitados, entre los cuales estaban Sandra Day O'Connor en su primera semana como Juez de la Corte Suprema, y también unos astronautas. Pienso que Neil Armstrong estaba ahí, no estoy el cien por cien seguro… pero fue una noche increíble, de las más increíbles. (Reagan) se puso de pie y miró a su alrededor, casi como si estuviera sacando cuentas de cuánta gente había, y dijo: "Quiero agradecerte por traer E.T. a la Casa Blanca. Hemos disfrutado mucho de tu película", y luego miró alrededor y dijo: "Y hay muchos aquí, en esta sala, que saben que todo lo que se vio en esa pantalla es absolutamente cierto." ¡Y lo dijo sin sonreír! Pero eso dijo y todo el mundo se rió, para que quede claro. La sala entera se rió porque lo presentó como un chiste, pero no sonreía cuando lo dijo.

La sala se rió y nunca me olvidaré de la conversación que tuve con el Presidente. Me llevó a un costado y me dijo... (no me sale la imitación a Reagan. Me encantaría poder imitar su voz maravillosa, entrecortada...) Nancy Reagan estaba a su lado y el Presidente me dijo: "Solo tengo una crítica sobre tu película". Le pregunté "¿Cuál es?" Me dijo: "¿Cuánto duraron los créditos del final?". Le dije: "No sé. Quizá 3 o 3 minutos y medio". El me dijo: "En mi época, cuando era actor, nuestros créditos duraban quizá 15 segundos."

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.