Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Tuesday, April 5, 2011

El Sol y sus visitantes


Varios lectores me han pedido que escriba acerca del Sol y los últimos avances en la exploración dentro de nuestro Sistema Solar. De ahí que hoy comenzaremos nuestro recorrido interplanetario desde el centro mismo, desde esa estrella esférica y gigantesca a la que hemos llamado el Sol y que ha sido venerada en forma de dios masculino por todas las civilizaciones antiguas en nuestro planeta, desde tiempos inmemorables.
El Sol está compuesto principalmente de hidrógeno (75%) y helio (23%); el resto (2%) está constituido por pequeñas cantidades de otros elementos, como carbono, nitrógeno, oxígeno, neón y magnesio. Es un inmenso reactor nuclear en el que se produce el fenómeno llamado “fusión”, mediante el cual los átomos de hidrógeno se unen para formar átomos de helio, desprendiéndose al mismo tiempo una gran cantidad de energía. Este proceso del Sol lleva ya unos 5,000 millones de años de estarse realizando ininterrumpidamente, y se estima que continuará así por otros 5,000 millones de años, antes de convertirse en una gigante roja y después colapsarse hasta dar paso a una enana blanca compacta. Por fortuna, ninguno de nosotros estará presente cuando ese fenómeno natural y común en el Universo suceda.
Por lo pronto, en el núcleo del Sol continúa dicha transformación atómica a una temperatura de 15 millones de grados centígrados y con presiones inimaginables que hacen posible la fusión. Al liberarse energía, ésta escapa atravesando las capas de la atmósfera solar, denominadas respectivamente fotosfera, cromosfera y corona. La fotosfera es la envolvente luminosa que —con cierto cuidado— vemos normalmente en un día despejado; si se le examina a través de un telescopio, asombra percatarse de que su apariencia es granulosa, con muchas regiones oscuras que hemos llamado “manchas solares”. Allí, en esa región baja de la atmósfera del Sol, las temperaturas son bastante “frescas” en comparación con las del núcleo: sólo unos pocos miles de grados. Pero conforme esta energía tiende a escaparse, al pasar por una región más elevada de la atmósfera, se encuentra con temperaturas muchísimo más altas, del orden de un millón de grados centígrados. Esta región súper caliente que está por arriba de la fotosfera recibe el nombre de cromosfera.
La última capa de la atmósfera solar se llama corona. Su temperatura también es muy alta, similar a la de la cromosfera, pero su luminosidad es muy débil: un millón de veces más tenue que la de la fotosfera. Cuando desde la Tierra podemos observar un eclipse total de Sol, entonces la espectacular corona sí es visible y brilla majestuosamente sobre el fondo oscuro del firmamento, como una melena blanca con un disco negro en su centro —que es la Luna interponiéndose entre la Tierra y el Sol—. Y esto me recuerda aquel maravilloso espectáculo natural que los mexicanos pudimos observar en la Ciudad de México y otras regiones del país el 11 de julio de 1991. Ese eclipse total de Sol fue el último de su tipo que fue visible desde la República Mexicana en el siglo XX. Fue uno de los más largos del milenio y el foco de atención para cientos de astrónomos de todo el mundo que se congregaron en México para observarlo con sus telescopios y demás instrumentos.
Desde luego que los eclipses totales de Sol se pueden ver desde diferentes partes del planeta, pero si alguno de los lectores quiere vivir la experiencia de contemplar uno de ellos desde tierras mexicanas, tendrá que esperar al año 2024 y sería bueno que tuviese listo su traje de baño, porque dicho eclipse será visto en todo su esplendor en las regiones cercanas al hermoso puerto de Mazatlán. Si se lo pierde, entonces tendrá que esperar otra vez hasta el año 2052.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.