Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Friday, May 15, 2009

Hacia el Traje de Camuflaje Automodificable Como la Piel de Ciertos Animales


Ciertas especies de peces se mimetizan con su entorno cambiando de color. Unos investigadores de los Laboratorios Nacionales de Sandia han demostrado que, en teoría, ellos podrían lograr que ciertos materiales sintéticos especiales cambiasen de color como lo hacen los peces.La idea es lograr un traje de camuflaje que se mimetice con varios entornos sin que necesite de una fuente de energía externa; por ejemplo, que adopte un color azulado cuando esté en el mar y amarronado cuando se halle en un desierto.

Tal vestimenta podría ser una realidad dentro de 5 ó 10 años, según cree George Bachand, el investigador principal del proyecto.

La fuente de energía para el método artificial se basa, al igual que el natural, en el combustible celular básico llamado ATP, el cual libera energía según se descompone. Alrededor del 50 por ciento de esa energía es absorbida por las proteínas motoras, pequeños motores celulares capaces de moverse a lo largo de superficies.

Cuando los peces cambian de color, las proteínas motoras agregan y dispersan cristales de pigmento de la piel que transportan en sus "colas", a medida que caminan con sus "pies" a lo largo de los microtúbulos de la célula. De esta forma, ellas reconfiguran el color exhibido.

Para poner en movimiento o detener a estas proteínas motoras, la naturaleza utiliza complejas redes de señalización. El método del grupo de Bachand es más simple. En él se realiza la inserción genética de una especie de puerto de acoplamiento en la estructura de la proteína motora. A esos puertos se acoplan iones de zinc. Ese acoplamiento detiene la actividad de la proteína. El desacoplamiento de los iones de zinc con agentes químicos permite que las proteínas puedan trabajar nuevamente. El efecto es controlable y reversible.

Los investigadores esencialmente han remodelado la estructura de la proteína para introducir un interruptor en el motor. Así que ellos ahora pueden apagar o encender sus dispositivos nanofluídicos.

El proceso imita al de los peces. Esencialmente, se pasa de un estado en el que las partículas están dispersas, a uno en el que están concentradas, y luego de vuelta al estado de dispersión, lo mismo que sucede con el proceso natural en esos animales. Por eso, en teoría, el mecanismo artificial debería ser capaz de producir un cambio de color.

Información adicional en: http://www.sandia.gov/news/resources/releases/2009/nano_camo.html

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.