Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Thursday, July 8, 2010

Una bomba nuclear es el método más eficaz para desviar un asteroide que fuese a impactar sobre la Tierra



Según las películas de Hollywood la mejor manera de evitar el impacto de un cuerpo astronómico como un cometa o un asteroide sobre la Tierra es con un buen bombazo nuclear. Mandar allí a unos astronautas heroicos añade además mucho dramatismo al guión. Los expertos, sin embargo, nos han venido diciendo que hay formas más baratas, sencillas y elegantes de realizar la misma tarea. Con suficientes años de anticipación bastaría con pintar de blanco todo o parte del asteroide para que así la luz solar lo desvíe. El uso de láseres sobre su superficie también puede servir, o unos potentes motores de plasma, unas explosiones químicas o un cañón electromagnético que expulse trozos del mismo asteroide a gran velocidad. Pero una noticia tras otra nos habla de lo cerca de la Tierra que pasó una roca que no vimos venir. Puede que al final no contemos con tanto tiempo como creemos o queremos.
Otro gran inconveniente es que no sabemos muy bien de qué están hechos los asteroides o, más bien cómo están estructurados. Algunos de ellos parecen, más bien, un conglomerado de gravilla levemente unida entre sí. En estos casos no solamente no podemos empujar el objeto, sino que volarlo con una explosión significaría multiplicar los fragmentos que caerían sobre la Tierra: un bonita lluvia de estrella fugaces o un desastre según su tamaño.
Ahora, en la reunión bianual de la Sociedad Americana de Astronomía, David Dearborn del Lawrence Livermore National Laboratory, parece dar la razón a Hollywood, ya que ha afirmado que la mejor opción a la hora de evitar una colisión de un asteroide sobre la Tierra es usar armas nucleares.Según Dearborn una explosión nuclear es el sistema más barato, práctico y efectivo de desviar o fragmentar un asteroide comparado con otras alternativas como el uso de láseres de potencia. Esto se debe, sobre todo, a la gran cantidad de energía por unidad de masa que una bomba nuclear tiene en contraste con otros métodos no nucleares, que requerirían varios lanzamientos con cohetes pesados.
Además, la opción nuclear puede implementarse en un corto periodo de tiempo. Una detonación 15 días antes del impacto puede fragmentar o desviar un asteroide de 270 metros como Apophis (que tiene una probabilidad de 1 entre 250.000 de impactar contra la Tierra en 2036) y evitar así una colisión.Como la radiación se libera en el espacio exterior, que es un lugar bastante radiactivo per se, y a miles de kilómetros de nuestro planeta no habría problemas para vida en la Tierra.Dearborn ha desarrollado modelos y corrido simulaciones para determinar los efectos de una detonación nuclear, tanto cerca de la superficie como sobre la superficie de uno de estos cuerpos. La mejor estrategia depende del tamaño y del tiempo disponible antes del impacto. Si se espera una colisión con una pequeño asteroide con décadas de anticipación una detonación cerca del asteroide puede desviarlo de su ruta de colisión lo suficiente. Si la colisión se espera sólo en unas pocas semanas se requeriría una detonación directa sobre su superficie, pero algunos de los fragmentos podrían impactar de todos modos sobre la Tierra.
Aunque el tamaño y la distancia a la Tierra pueden ser estimados bastante bien, la gran incógnita en la elaboración de una estrategia es la composición de estos cuerpos. Los asteroides son objetos muy diversos. Dearborn aconseja que si se dispone de 30 años antes de la colisión lo mejor es enviar una misión previa para analizar la composición, forma y estructura del cuerpo en cuestión.Pese a todo, aunque Dearborn y otros científicos quisieran hacer explotar una bomba nuclear sobre uno de estos cuerpos a modo de prueba, los tratados internacionales lo prohíben y la opinión pública se opondría.No se espera un impacto de asteroide pronto. La NASA ha identificado el 90% de los asteroides cercanos a la Tierra con tamaño suficiente (10 Km) como para causar una extinción masiva y ninguno supone un riesgo en el futuro próximo. Incluso se considera a Apophis un riesgo menor. Pero los objetos menores son más difíciles de vigilar. El más pequeño conocido (1991 BA) mide 6 metros de largo.
"En unos pocos años más, seremos capaces de decir si hay algo ahí fuera que pueda causar un catástrofe global", dice David Morrison, director del Lunar Science Institute de la NASA. "Pero, habrá millones lo suficientemente grandes como para destruir una ciudad al completo. Se necesitará mucho tiempo, puede que interminable, para encontrarlos y calcular sus órbitas. Básicamente, podemos ser impactados por unos de estos objetos menores en cualquier momento, sin ningún tipo de aviso. Ahora mismo, no puedo decir casi nada acerca de la probabilidad de que unos de estos objetos nos alcance, porque, simplemente, no los hemos encontrados todos."
Lo que parece que queremos olvidar es que la mayor amenaza para la vida en la Tierra es precisamente el ser humano, con una probabilidad de desastre que ya es exactamente 1 si no hacemos nada para remediarlo. Pero una película de Hollywood cuya trama transcurra a lo largo de décadas de desastres ecológicos y medioambientales sería aburrida. Además, ya tenemos asientos de primera fila para el espectáculo.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.