Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Friday, May 8, 2009

“Ven” la fuerza de voluntad


Regiones cerebrales implicadas en la toma de decisiones conflictivas en la elección de alimentos. Foto: Caltech / Todd Hare.

Ven, a través de imágenes de resonancia magnética nuclear, la zona cerebral relacionada con la fuerza de voluntad.

Imaginemos que el médico le ha dicho que tiene que perder peso, así que usted se pone a régimen. Sabe perfectamente qué alimentos contienen más calorías u cuáles menos, cuáles tomar y cuáles no.

Sabe que es su salud, que debe de cuidarse y se sacrifica comiendo menos o comiendo alimentos con menos calorías, como esas acelgas que sólo un dios tenebroso se habría empeñado en crear para ser usadas en alimentación humana. Pero llega un momento en el que el chocolate que está en el armario de la cocina, o el helado del frigorífico, le llama, dice eso de “cómeme, sólo un poquito, no te hará daño”.
Puede que resista la tentación o puede que sucumba a la misma. Si es lo segundo quizás sea una de esas personas con poca fuerza de voluntad. Lo mismo se podría aplicar a dejar de fumar, hacer más ejercicio, o estudiar diariamente en lugar de meterse el atracón el día anterior al examen y suspenderlo.

Parece que para algunas personas es más fácil tener fuerza de voluntad que para otras. Ahora científicos del California Institute of Technology (Caltech) han descubierto las diferencias cerebrales entre ambos tipos de personas.
La clave parece estar en que mientras que todo el mundo usa una misma región del cerebro para evaluar este tipo de decisiones una segunda región modula la actividad de la primera en personas con autocontrol, permitiéndoles sopesar factores más abstractos como la salud frente a deseos más básicos.

Este hallazgo no sólo proporciona pistas sobre la interacción entre el autocontrol y la toma de decisiones en gente puesta a régimen, sino que explicaría cómo tomamos decisiones que requieren algún grado de fuerza de voluntad.

Antonio Rangel, del Caltech, dice que una cuestión básica en Economía, Psicología o religión es por qué algunas personas pueden tener autocontrol y otras no. Desde la perspectiva de las neurociencias, según él, hay que plantearse qué hay de especial en el circuito cerebral del autocontrol. En el artículo escrito con sus colaboradores aborda esta cuestión en el contexto de toma de decisiones por parte de gente puesta a régimen alimenticio.

Los resultados obtenidos fueron el producto de un experimento innovador. A un grupo de voluntarios que estaban a dieta se les mostró 50 fotos de comida de todo tipo. A los participantes se les solicitó que puntuaran cada comida en función de lo bien que les sabrían. Después se les mostró la misma secuencia de fotos y se les pidió que las puntuaran en función de los supuestos beneficios para su salud. A partir de estas puntuaciones se asignó a cada voluntario un “índice alimenticio”.

Entonces se les mostró de nuevo los 50 alimentos y se les pidió que eligieran entre uno de ellos o el que correspondería a su índice alimentario. Elección que después debían de comerse.

Durante todo el tiempo se vigiló su actividad cerebral mediante resonancia magnética funcional para así saber qué áreas cerebrales estaban más activas.

Después de que todas las decisiones se hubieran tomado, los investigadores identificaron a 19 voluntarios como los que mostraban mayor nivel de autocontrol, individuos que escogieron lo más beneficioso para su salud independientemente de su sabor o atractivo. Además, identificaron a 18 como los que menos autocontrol tenían, pues eligieron los alimentos más sabrosos para ellos, independientemente de su valor nutricional.

Cuando compararon esto con los datos de actividad cerebral pudieron comprobar que habría diferencias significativas entre ambos grupos.

En estudios previos se averiguó que le cortex prefontral ventromedial (vmPFC en sus siglas en inglés) tomaba parte en la toma de decisiones. Si su actividad era baja la persona rechazaría el alimento y si era alta lo elegiría.

En individuos con poca fuerza de voluntad esta región cerebral parece tener en cuenta solamente el sabor del alimento en cuestión en la toma de de decisiones. Sin embargo, en individuos con autocontrol el córtex prefrontal dorsolateral (o DLPFC) se activa y modula la señal básica de la otra región, incorporando consideraciones acerca de la salud a la decisión. Es decir, esta región permite a la primera sopesar simultáneamente tanto el sabor como los beneficios para la salud.
La región vmPFC está activa durante todas las decisiones, pero DLPFC está más activa cuando se emplea el autocontrol. Esta sería la razón última por la cual la gente con fuerza de voluntad toma mejores decisiones.

DLPFC no puede invalidar la reacción negativa a la comida (a nadie le gustan las acelgas), pero puede hacernos escoger un alimento sano frente a unas golosinas
Según Colin Camerer, otro participante en el proyecto, después de siglos de debates en las ciencias sociales finalmente podemos empezar a entender el autocontrol al ver la resistencia a la tentación directamente en el cerebro. Este estudio y otros llevarán a mejores teorías sobre cómo se desarrolla el autocontrol y cómo funciona para diferentes clases de tentaciones.

El próximo paso de estos investigadores será averiguar las maneras en las que el DLPFC se conecta a la toma de decisiones en personas con pobre autocontrol y en cómo modificarlo, quizás se podría hacer subrayando lo insano de tomar ciertos alimentos.
Este tipo de cuestiones probablemente forman también parte de las adicciones como fumar o de la toma de decisiones financieras arriesgadas.

Camerer fantasea con la posibilidad de ejercitar nuestra fuerza de voluntad y reforzarla de manera análoga a como ejercitar los músculos del cuerpo nos dan más fuerza física.

http://www.sciencemag.org/cgi/content/abstract/sci;324/5927/646

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.