Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Thursday, August 25, 2011

Jodie Foster, 'cazamarcianos'


Aunque la base de la ufología son los contactos directos o indirectos (desde un crop circle a una abducción, pasando por un simple avistamiento) la idea de que una civilización mande una expedición a la otra punta del Universo para llenar unos minutos de Cuarto Milenio es absurda. Si alguna vez hay una prueba de vida en otro planeta (aunque sea de una civilización extinguida) vendrá en forma de señal electromagnética.

Me explico: el Universo es más grande que ni sé y todo está muy lejos. Nosotros, en los 5.000 años que llevamos intentando exterminarnos, lo más lejos que hemos llegado con naves tripuladas (en seis ocasiones) es a la Luna. Para ir a la estación espacial, de momento, acabamos de renunciar a los Endeavour y vamos a recurrir a los Soyuz, que son poco más que tecnología soviética de la Guerra Fría (ha sido como cambiar un Porsche por un Lada). Esta misma semana, el avión llamado a ser el más rápido de la Historia ha acabado de submarino y el Concorde es un sueño que a los más jóvenes les suena a prehistoria. Surcar el Universo no es tan fácil, mandar señales, sí. Y muy barato.

Pero ¿han venido? Eso nos lleva al Santo Grial de la ufología, la desclasificación ovni: algunos sueñan con que un día aparecerá ‘El Documento’ final que les dará la razón, pero de momento lo único que hay son letanías de informes que aburren hasta a los ufólogos más recalcitrantes. Australia reconoció recientemente haber perdido todos los archivos y, poco antes, que en Gran Bretaña anunciaron había extraviado los documentos relativos a su caso más famoso (el incidente Rendlesham, 1980). Eso da alas a los que defienden el encubrimiento, aunque los motivos pueden ser otros más mundanos.

Una prueba podría estar entre los 34 nuevos archivos (unas 350 páginas) recién publicados por el Ministerio de Defensa británico. Unos documentos de 1995 que reflejan uno de los grandes problemas de la institución a la hora de abrir sus archivos: llevaban años pasándose los avistamientos por donde tocaba, pero hacerlo público sólo crearía sospechas en la opinión pública. En una de las cartas, el Departamento de Defensa británico afirmaba:

“Debido a la falta de recursos [inteligencia militar, el DI55] no ha sido capaz de estudiar los informes que reciben, y se limitaban a echarles un vistazo y guardarlos en una carpeta (…). Básicamente, no investigamos el fenómeno; no hemos hecho nada; lo haríamos si existiera una buena razón, por ejemplo una evidencia de amenaza. Pero está claro que en este caso no se ha apreciado ninguna que pudiera atribuirse a un objeto volador no identificado”

En otras palabras, no había ni tiempo ni dinero que perder cuando las necesidades de la seguridad nacional (el arte de inventarse enemigos para justificar el gasto militar) eran otras. Es evidente que hay uniformados que siguen creyendo en esas fantasías, pero los ministerios de Defensa (viva el eufemismo) tienen otras cosas que hacer. En lo que no se equivocan es que, hagan lo que hagan, siempre habrá alguien que sospeche.

Pero mientras rechazan las miles de páginas de docenas de países que han desclasificado documentos, muchos prefieren dejarse llevar por ensoñaciones como las del paleofriki William Cooper (en la foto, el que va vestido) y su libro Behold a Pale Horse. La obra habría que calificarla de genial si fuera un homenaje a la demencia, pero lo peor es que está escrita en serio. En ella, el padre de la teoría de que a JFK lo mató su chófer (lo juro), cuenta sus años en Vietnam luchando contra alienígenas y los muchos contactos directos y secretos entre agencias que oficialmente no existen y aliens. De esos lodos vinieron los exopolíticos.

A los ufólogos el SETI les interesa más bien poco (solo lo quieren para darse un barniz de respetabilidad), pero prefieren acumular colecciones de anécdotas mil veces desacreditadas para seguir soñado.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.