Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Tuesday, April 14, 2009

América sufrirá los efectos más dramáticos del aumento de los océanos


Expertos reunidos en Copenhague advierten de la vulnerabilidad de todo el continente

Norteamérica y Sudamérica están en peligro por los efectos del calentamiento global sobre el nivel del mar. Las zonas del Caribe, México, y Ecuador son las consideradas como de mayor riesgo, al igual que Nueva York y Florida, en los Estados Unidos. Teniendo en cuenta la densidad de población y el turismo que estas áreas suelen albergar, el peligro potencial es enorme. La economía de estos países también se verá afectada, en sectores como el de la agricultura o la industria pesquera. Los especialistas advierten de la urgencia de tomar medidas, ya que se calcula que hoy día 600 millones de personas viven en áreas que corren peligro de ser inundadas.
Los expertos en cambio climático de Norteamérica y de Sudamérica están cada vez más preocupados por las devastadoras implicaciones que tendrá la subida del nivel del mar para el continente.

Tal y como se explica en un artículo publicado por la BBC, la cosa no es para menos ya que estudios recientes señalan que el norte y el sur de América -que se habían visto como áreas menos vulnerables que otras del planeta (Vietnam o Bangla Desh, por ejemplo) frente a la amenaza del aumento de los océanos- ahora se contemplan como las de mayor peligrosidad.

En el último Congreso Científico Internacional sobre Cambio Climático -celebrado el pasado mes de marzo en Copenhague, y al que asistieron más de 2.000 personas, con 1.600 contribuciones de investigadores de más de 70 países- saltaron las alarmas: América está en peligro.

Más de un metro en 2100

En concreto, los especialistas apuntan a partes del Caribe, México, y Ecuador como las de mayor riesgo. Por otro lado, la ciudad de Nueva York y las áreas del sur de Florida también se encontrarían en una situación comprometida, si se cumplen las peores expectativas.

En 2007, el informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) señalaba que los niveles de los océanos podían aumentar entre 18 y 59 centímetros para finales de este mismo siglo.

Sin embargo, los expertos reunidos en Copenhague consideran que este aumento será mucho mayor: de un metro o más, aún cuando las emisiones de gases de efecto invernadero se redujesen.

Este aumento cambiará “irreversiblemente la geografía de las zonas costeras de Latinoamérica”, declaró para la BBC el especialista en la materia Walter Vergara, que en 2007 preparó ya un informe sobre el tema para el Banco Mundial.

Según Vergara, “el aumento de un metro del nivel de los océanos supondría la inundación de las costas de Guyana, donde se localiza el 70% de la población y el 40% de las tierras de cultivo del país. Esto supondría una reorganización general de su economía”.

Efectos humanos y económicos

A los expertos también les preocupan los humedales de las costas del Golfo de México, que quedarían devastados por el efecto de la subida del nivel del mar, así como el Caribe mexicano, las islas caribeñas, las Bahamas, las Guayanas, Guayaquil (en Ecuador) o Jamaica.

Considerando la densidad de población que presentan estas áreas, por turismo y por habitantes, la situación es aún más preocupante.

Por ejemplo, según un estudio de ONU-Habitat (el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos) llevado a cabo en 2008, en la mayoría de las islas del Caribe el 50% de la población vive dentro de un área de dos kilómetros desde la costa hacia el interior, por lo que cualquier subida del nivel del mar les afectaría directamente.

Desde la perspectiva económica, el ejemplo sería Ecuador, un país cuyo principal pilar económico es la industria pesquera, que también se vería en peligro por este fenómeno climático.

Por esta razón, Ecuador estaría entre los 10 países que más podrían sufrir el aumento de los océanos. En este grupo de 10 también estarían Argentina, México o Jamaica, por los daños que dicho aumento causaría en la agricultura.

Cambios en la Circulación Meridional Atlántica


Por otro lado, los especialistas advierten de que Nueva York y Florida sufren un peligro extra: el calentamiento global está afectando a la llamada Circulación Meridional Atlántica (AMOC), que es un componente esencial del sistema climático de la Tierra, y que consiste en un flujo de agua salada que se desplaza hacia el norte en las capas superiores del Atlántico, y en un flujo de agua fría que se desplaza hacia el sur, por el fondo del Atlántico.

Este sistema de corriente oceánica transporta una cantidad sustancial de calor desde los Trópicos y el Hemisferio Sur hacia el Atlántico Norte, donde el calor se transfiere a la atmósfera. Si se produjeran cambios en dicho sistema, habría un impacto importante en muchos aspectos del sistema climático global.

En la actualidad, los especialistas creen que es muy posible que la fuerza de AMOC disminuya aproximadamente un 30% durante este siglo como consecuencia del aumento de la presencia de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Este cambio ocasionaría un aumento extra del nivel del océano, que no afectaría a las ciudades costeras de Sudamérica pero sí a Nueva York y al estado de Florida, en Estados Unidos. En concreto, según un estudio del científico Jianjun Yin, de la Florida State University, el nivel del mar en Nueva York y Florida podría sufrir un aumento extra de 20 y 10 centímetros respectivamente, como consecuencia de este fenómeno.

600 millones de personas en peligro

Según se explica en un comunicado emitido por la Universidad de Copenhague, organizadora del encuentro, las últimas mediciones con satélites realizadas han demostrado que el nivel del mar ha continuado aumentando a una media de tres milímetros al año, desde 1993, como consecuencia del derretimiento de los glaciares de montaña y del hielo de Groenlandia y de la Antártica.

Este proceso de derretimiento de los polos se ha acelerado en la última década y, como consecuencia, también la velocidad a la que crece el mar.

Según los científicos, a menos que se tomen acciones urgentes y significativas de mitigación, el clima cruzará un límite durante el siglo XXI que llevará al mundo a un aumento del nivel del mar que puede alcanzar varios metros.

El impacto de este aumento, incluso en las proyecciones menos alarmistas, sería muy grave: el 10% de la población mundial -600 millones de personas- vive actualmente en áreas que corren peligro de ser inundadas.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.