Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Tuesday, April 7, 2009

Como evitar que un asteroide choque contra la Tierra


¡Qué poco cuesta construir castillos en el aire y qué cara es su destrucción!

Por: David Shiga
Traducción: KC

Es 2036. Un gran asteroide está a punto de colisionar con la Tierra. A menos que sea detenido, impactará en el Océano Pacífico, creando un devastador tsunami. ¿Qué debemos hacer?

Podríamos hacer explotar el asteroide con una bomba nuclear, pero eso produciría el riesgo de que se parta en trozos pequeños que todavía podrían poner en peligro la Tierra. O tal vez debemos tratar de alterar su curso golpeándole con un objeto pesado - una técnica arriesgada y nunca antes intentada. Ahora puede haber una tercera opción: empujar el asteroide suavemente lejos de la Tierra sin romperle en pedazos, ya sea por la explosión de un artefacto nuclear a una distancia segura o el bombardeo de luz con los láseres de alta potencia.

Empujando suavemente un asteroide lo sacaría de curso sin romperlo en pedazos que pudieran afectar a la Tierra.Los astrónomos han encontrado miles de asteroides que pasan cerca de la órbita de la Tierra, y unos pocos de estos están en las trayectorias que tienen una pequeña oportunidad de golpear la Tierra. La más preocupante es un asteroide de 270 metros de ancho llamado Apofis, que tiene una posibilidad de 1 en 45,000 de golpearnos en 2036.

Para investigar la mejor manera de desviar este y otros asteroides hacia una ruta inofensiva, un equipo dirigido por David Dearborn de los Laboratorios Nacionales Lawrence Livermore de California, ha modelado el impacto de una explosión nuclear en la trayectoria de un objeto. Su asteroide virtual es de 1 kilómetro de diámetro y hecho de escombros rocosos débilmente unidos por la gravedad, lo que es considerado por muchos científicos planetarios como la composición más probable de los pequeños asteroides.

Treinta años antes de que el asteroide choque con la Tierra, un artefacto nuclear, equivalente a 100 mil toneladas de TNT (100 kilotons), se fijó a 250 metros detrás de él. El empujón de la explosión aumentó su velocidad en 6.5 milímetros por segundo, un ligero cambio, pero suficiente para que no golpee con la Tierra.

La técnica también reduce el riesgo de una ruptura - sólo el 1 por ciento del material del asteroide es desplazado por la explosión, y de eso, sólo alrededor de 1 parte por millón se mantuvo en un curso de colisión con la Tierra. Dearborn añade que la tecnología para este método ya está establecida, a diferencia de la utilización de un objeto pesado para empujar el asteroide hacia un camino diferente - la estrategia del "impactador cinético". "En caso de surgir una emergencia, hay que saber que [la tecnología] se encuentra disponible, y debemos tener alguna idea de cómo utilizarla correctamente", dice.

Ahora ha comenzado simular el efecto del empuje de un asteroide con una explosión nuclear más pequeña - menos del 1 kiloton - 1 metro por debajo de su superficie. Esto reduciría el peso del dispositivo, por lo que es más fácil y rápido para poner en marcha. Discutirá este trabajo el mes próximo en la 1ª Conferencia de Defensa Planetaria de la IAA en Granada, España.

Un método menos establecido y suave sería impulsar el asteroide fuera de su trayectoria hacia la Tierra utilizando luz láser. En esta teoría, siendo investigada por Massimiliano Vasile de la Universidad de Glasgow en el Reino Unido y sus colegas, con financiamiento de la Agencia Espacial Europea, una flota de ocho o más naves espaciales, cada uno con un láser, se enviarían al encuentro con el asteroide. Viajando a pocos kilómetros de distancia, cada embarcación desplegaría un espejo de 20 metros de ancho hecho de un material flexible como Mylar. El espejo concentraría los rayos del sol en los paneles solares de la nave espacial, alimentando de potencia el láser.

Los ocho láseres entonces serían disparados al mismo tiempo contra un solo punto en la superficie del asteroide, vaporizando esa región y creando una columna de gas que debe proporcionar suficiente empuje para desviar al asteroide fuera de curso (ver diagrama). Este empujón relativamente suave, a lo largo de un período de meses o años, no rompería al asteroide piezas más pequeñas, dice el equipo.



Vasile, que también estará presentando su idea en la conferencia, remarca la flexibilidad y la fiabilidad del método. "Usted tiene una formación de satélites y si uno se descompone ahí están los otros [para respaldo]", dice. "Y es escalable, de modo que si usted tiene un asteroide más grande o si desea tener una desviación mayor, entonces más rápido añade más naves espaciales."

Cualquiera que sea la opción elegida en última instancia, la fiabilidad será esencial para una tarea tan crítica como la desviación de asteroides, dice Bill Ailor de la Corporación Aeroespacial en El Segundo, California, quien presidirá la conferencia del próximo mes. "Los vehículos de lanzamiento fallan a una tasa de alrededor de 1 en 100, y las nuevas naves espaciales podrían fallar a la tasa de 1 en 3, [lo que] debe ser tenido en cuenta en el diseño global de su desviación", dice. "Estamos en un sentido apostando el planeta a que vamos a hacer que este trabajo funcione."

Una gran explosión y adiós a la amenaza

Si encontramos un asteroide en curso de colisión con la Tierra, sin tiempo para desviarlo suavemente de su camino, ¿habría que destrozarlo? Es una idea polémica, ya que romper el objeto en piezas más pequeñas, significa que muchas de ella podrían golpear la Tierra. Sin embargo, ha habido pocos estudios para examinar en el riesgo de que esto suceda en realidad.

Ahora un equipo dirigido por David Dearborn del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en California ha llevado a cabo una simulación por ordenador que muestra que el riesgo puede no ser tan grande como se había estimado. En su simulación, un asteroide de 1 kilómetro de diámetro se descubre con poco tiempo de aviso. Una nave espacial con un dispositivo nuclear de 900 kilotons intercepta el asteroide 1000 días antes del impacto, se introduce 10 metros y explota. La explosión del asteroide lo convierte en una gigantesca nube de desechos, y aunque algunos de los desechos aún golpean la Tierra, significan sólo 1/100,000 de la masa del asteroide original de mil millones de toneladas.

Sin embargo, Derek Richardson, de la Universidad de Maryland en College Park advierte que tratar de dispersar a un asteroide de este modo sería arriesgado, ya que el efecto de la explosión dependerá de la estructura interna del objeto. "Puede ser que solo se haga un gran agujero en la superficie", dice.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.