Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Tuesday, April 21, 2009

Planetas rocosos alrededor de “estrellas muertas”


Al menos una de cada cien enanas blancas muestran indicios de tener asteroides y planetas rocosos.

Siempre hemos querido saber nuestro lugar en el Universo. Saber si somos únicos o no, si somos un mero accidente en la historia cósmica o si el Universo bulle de vida por doquier. El único sitio del Cosmos que conocemos que hay vida es la Tierra. A partir de este único ejemplo conocido extrapolamos y suponemos que la vida se debe de dar en planetas de tipo rocoso como el nuestro. En el sistema solar contamos con varios ejemplos de planetas de tipo terrestre o rocoso: Mercurio, Venus, La Tierra y Marte. La vida está descartada en los dos primeros y sólo en Marte se cree que hay alguna remota posibilidad, esperanzas ahora alimentadas por el descubrimiento reciente de agua en el subsuelo y el desprendimiento de metano. Además contamos con el cinturón de asteroides. El mayor de esos asteroides es Ceres y algún superoptimista ha llegado a decir que también habría que buscar vida allí.

Fuera del sistema solar tenemos un tremendo problema y es que hasta ahora nuestras técnicas observacionales sólo permitían descubrir planetas masivos, generalmente de tipo gaseoso gigante, como Júpiter y los planetas jovianos. Aunque ya se conocen algunas “supertierras”, planetas supuestamente rocosos con una masa de varias veces la terrestre.

El telescopio Kepler ya ha empezado a observar y ha trasmitido sus primeras imágenes. Quizás dentro de algún tiempo descubriremos planetas como la Tierra. Mientras tanto, la carrera por decir algo al respecto se acelera. Ahora el equipo del telescopio espacial de observación infrarroja Spitzer (al borde de agotar su reserva de helio líquido, por cierto) ha encontrado que al menos el 1% de las enanas blancas (un tipo de estrella) tienen asteroides y quizás planetas rocosos. Esto sugiere que quizás debe de haber sistemas solares similares al nuestro. Jay Farihi de University of Leicester presentó estos resultados en un congreso el pasado 20 de abril.

Las enanas blancas son estrellas compactas resultado de la evolución estelar de estrellas de baja masa como el Sol. Las estrellas como el Sol, una vez agotado su combustible nuclear se transforman en gigante roja. Las capas externas se expanden formando una nebulosa planetaria y el núcleo central que queda se transforma en una enana blanca de altísima densidad y pequeño tamaño. Este destino es el que le depara al 90% de las estrellas.



La atmósfera de las enanas blancas consta principalmente de hidrógeno y helio (como casi cualquier otra estrella), pero además contiene trazas de otros elementos como calcio o magnesio. Las observaciones indican que este tipo de estrellas se contaminan por una lluvia gradual de polvo exterior. Su marca infrarroja puede ser detectado por el Spitzer.

Según los datos obtenidos un 1% o un 3% de estas estrellas se han contaminado de esta manera con polvo procedente de cuerpos rocosos similares a los asteroides. Se cree que los asteroides son los “ladrillos” a partir de los cuales se formaron los planetas de tipo terrestre. Esto indicaría, según estos investigadores, que si hay polvo, hay asteroides y, por tanto, quizás planetas.

La hipótesis sobre la que se trabaja es que el polvo procedería de una región dentro del límite de Roche de la estrella (como sucede en Saturno), en donde las fuerzas de marea impedirían que se formaran grandes objetos. El disco estaría producido por planetas menores (asteroides) perturbados por las fuerzas de marea. Para poder pasar tan cerca de la enana blanca un asteroide debe de ver alterada su órbita por el encuentro con algún planeta que de momento no se puede observar y que formaría parte del antiguo sistema solar de la estrella original. Este planeta le daría el empujón necesario como para que el asteroide pasase por esa región.

Como las enanas blancas descienden de estrellas de la secuencia principal como el Sol esto implicaría que del 1% al 3% de las estrellas en esa secuencia deberían de tener planetas de tipo terrestre orbitando a su alrededor. Algunos de ellos quizás estén en la zona habitable en donde el agua puede permanecer líquida en su superficie, condición que se cree necesaria para la vida.

En este caso se puede saber la composición de los asteroides implicados en el proceso a través del análisis del espectro de la estrella. Las enanas blancas, per se, no tienen cantidades significativas de elementos pesados, por lo que los elementos detectados proceden de fuera. Estudiar su espectro es estudiar la composición de los asteroides y por tanto la composición de los hipotéticos planetas.
Según Fariri y sus colaboradores, estudiar enanas blancas puede ser un buen método para buscas planetas por varios motivos. El principal es que estas estrellas no son tan brillantes, brillo que no eclipsaría el procedente de los planetas que hubiera a su alrededor.

http://www.spitzer.caltech.edu/Media/happenings/20090420/

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.