Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Monday, June 1, 2009

La leyenda del calamar gigante sigue viva


Noche cerrada en la isla neozelandesa de Kaikoura. Un inquieto biólogo marino escucha ruidos en la bahía y agudiza la vista hacia la oscuridad. De repente, comienzan a surgir luces del agua. Cientos, miles de ellas iluminan la escena nocturna. No es un fenómeno paranormal, sino las fosforescencias que emiten miles de calamares gigantes con las células luminiscentes de sus tentáculos.

Ésta es una escena de 'El Rojo' (Editorial Planeta), una novela escrita por el zoólogo alemán Bernhard Kegel, reconvertido hace dos décadas en escritor de «ficción científica muy cercana a la realidad», como él la describe. Lo que ocurre en Kaikoura es algo que muy bien puede suceder en la realidad en una fosa abisal existente junto a Kaikoura, donde los calamares gigantes llevan una existencia envuelta en la mitología.

«Esas células llamadas fotóforos, del tamaño de un puño, emiten una luz muy clara que les sirve para cazar, camuflarse y llamar la atención del sexo opuesto en la fase reproductora. Es probable que cuando llega el momento de copular en las fosas abisales, todos los calamares iluminen la escena en la profunda oscuridad marina», señala Kegel.

Los calamares gigantes siguen rodeados de leyenda, en gran parte debido al desconocimiento que se tiene de ellos. Las profundidades a las que viven hacen imposible, de momento, su investigación. Pero existir, existen. Pruebas de ello hay muchas.La única imagen lograda de estos seres míticos en su medio se tomó en febrero de 2007. Un equipo de investigadores japoneses logró que uno de ellos se enganchara en su cebo, una potera grande, mientras la cámara consiguió una secuencia de imágenes de vídeo.



Al final, el ejemplar prefirió perder un tentáculo para liberarse. Izada la extremidad a la superficie, su dimensión permitió conocer su tamaño: más de 17 metros. Las ventosas tenían el tamaño de un huevo. Según se observa en las fotos, el calamar atrapado disparó de forma trepidante sus células luminiscentes para zafarse del anzuelo agresor.

El más grande que se conserva tiene 17 metros y está en un oceanográfico de EEUU. En España también existen, aunque son más pequeños. Luarca mantiene un museo dedicado específicamente a Peludín, el nombre común que se da a esto seres en Asturias, porque cuando se empieza a descomponer la carne, se convierte en una especie de barba.

Denuncia ecologista

Muertos, los calamares gigantes son muy feos. Nada que ver con la vistosidad de su piel y la capacidad de cambiar de colores y hacerse transparentes en un instante. Quienes pescan calamares conocen esa transformación en fantasmas marinos con dos enormes ojos.

Hay más de 750 especies de calamares, aunque la gente apenas distinga entre pulpo y calamar. Y otras muchas que todavía no se han descrito para la ciencia. La leyenda de Kraken, el mítico calamar gigante capaz de mantener una pelea a vida o muerte con un cachalote, nace precisamente de ese gigantismo capaz de envolver con sus tentáculos un pesquero y sumergirlo en las profundidades.

Hay uno especialmente gigante, el calamar coloso ('Mesonychoteuthis hamiltoni') que vive en el Hemisferio sur en el océano Antártico y es el protagonista de la novela de Kegel. El más grande nunca visto, con 20 metros y de un color rojo intenso, emerge en la playa de Kaikoura y se merienda un delfín a la vista de todos y al día siguiente a un buceador.

El thriller científico-ecologista de Kegel hace emerger a la superficie a las criaturas abisales a consecuencia de un maremoto que lleva hasta la playa a estos moluscos sin concha. Es sólo una excusa para denunciar que cada día aparecen más calamares gigantes a consecuencia de que las redes de arrastre llegan cada vez a mayor profundidad.

La culpa también la tienen los sónares de los buques militares, de prospección petrolífera y los oceanográficos, que causan la muerte de estas y otras especies. El buque español Hespérides provocó varios casos en 2003 frente a Asturias. Ahora, sus viscosos e inertes cuerpos se pueden ver en formol en el Aula del Mar de Luarca.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.