Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Thursday, May 15, 2008

Los desastres naturales no son aleatorios y siguen patrones establecidos


Un desastre natural es un juego de números. Puede parecer que cataclismos como el huracán Katrina, los tsunamis de 2004 o el ciclón que asoló Myanmar son flagelos espontáneos contra poblaciones desprevenidas, pero estos fenómenos no tienen nada de aleatorios.
AP, AGENCIAS

Los desastres siguen patrones establecidos desde hace mucho tiempo, los cuales ofrecen lecciones sobre cómo reducir las víctimas humanas.
"Está pasando algo universal", indicó Neil Johnson, profesor de física de la Universidad de Miami que estudia patrones en eventos tales como desastres naturales y ataques terroristas.
Las muertes provocadas por los desastres naturales obedecen a lo que se ha denominado una ley de poder. Imagine una curva de campana, con una cola larga y cada vez más delgada: muchas muertes al principio, menos en la medida que pasan los días hasta que las últimas reverberaciones mortales del desastre cesan. "Diría que la cola sería más larga en una zona menos desarrollada", señaló Johnson.
En los primeros días después de que un ciclón golpea, por ejemplo, mueren grandes cantidades de personas. Pero otros factores, como enfermedades, la ubicación de cuerpos desaparecidos y la rapidez de la ayuda, contribuyen a un saldo más alto que disminuye lentamente.
En regiones como Myanmar donde los programas de respuesta no son idóneos, tarda más en expirar ese efecto de eco, así como las cifras en empezar a reducirse.
Lo que esto nos enseña, indicó Johnson, es que, si se toman el tiempo para entender los desastres naturales, las autoridades realmente pueden disminuir los efectos de éstos sobre la población.
Esto implica la voluntad de gastar dinero en mejores sistemas de comunicación y de filtración de aguas. Lo que es más importante, las autoridades deben aprender a practicar el control de daños en los temblores e inundaciones menores que son másleves y menos dañinos, en lugar de postergar todo para cuando llegue uno muy grande.
El patrón no sólo se aplica a los efectos de los cataclismos; también predice la frecuencia de los desastres y su nivel de gravedad. Una pequeña inundación con pocas víctimas tiene posibilidades exponencialmente mayores de suceder que un ciclón que deje 100 mil muertos.
Algo que agrava el problema es la tendencia de la población a concentrarse en áreas con alto riesgo de desastres, indicó Gordon Woo, autor de "La Matemática de las Catástrofes Naturales" y consultor de riesgo.
No es una sorpresa el devastador saldo mortal que se está registrando en Myanmar, señaló. Y Johnson concluyó que "si todos los pueblos están amontonados, entonces el fenómeno, cuando azote, va a causar graves estragos".

No comments:

Mystery Space Machines

There was an error in this gadget
There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.