Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Monday, May 12, 2008

Nuevo Hallazgo Sobre los Secretos de la Fuerza de la Seda de Araña


La fuerza de un material biológico como la seda de las arañas radica en la configuración geométrica específica de las proteínas estructurales que poseen pequeños conjuntos de débiles enlaces de hidrógeno funcionando de forma cooperativa para resistir la fuerza y disipar la energía, según han revelado unos investigadores en Ingeniería Civil y Medioambiental.


Esta estructura hace que el ligero material natural sea tan fuerte como el acero, aunque el "pegamento" de los enlaces de hidrógeno subyacentes en la resistencia estructural de la seda de araña en el nivel molecular es de 100 a 1.000 veces más débil que el poderoso pegamento de los enlaces metálicos del acero o incluso del de los enlaces covalentes del kevlar (un material usado en chalecos antibala).

El nuevo conocimiento de cómo exactamente la configuración de una proteína incrementa la fuerza de un material podría ayudar a los ingenieros a crear otros nuevos que emulen la crucial combinación de peso ligero y fuerza enorme que posee la seda de las arañas. También podría tener consecuencias sobre las investigaciones acerca del tejido muscular y de las fibras amiloides presentes en el tejido cerebral.

"Nuestra esperanza es que al comprender la mecánica de los materiales en el nivel atómico, un día seremos capaces de crear un principio guía que regirá la síntesis de los nuevos materiales", explica el profesor Markus Buehler, investigador principal en el estudio.

Buehler y Sinan Keten han demostrado que los racimos formados por tres o cuatro enlaces de hidrógeno en ciertos puntos de la estructura son la clave. Esto permite a la proteína resistir una mayor fuerza cuando se le aplica tensión mecánica que si esos puntos tuvieran uno o dos enlaces.

Al utilizar uno o dos enlaces de hidrógeno en la estructuración de una proteína, estos le proporcionan muy poca o ninguna resistencia mecánica, porque son muy débiles y se rompen casi sin provocación. Pero al utilizar tres o cuatro enlaces se consigue una resistencia que incluso excede a la de muchos metales. Por otra parte, y aunque resulte extraño, al utilizar más de cuatro enlaces se reduce mucho la resistencia. La resistencia llega al máximo con tres o cuatro de ellos.

Información adicional en:
http://web.mit.edu/newsoffice/2008/rd-spiders-tt0319.html

No comments:

Mystery Space Machines

There was an error in this gadget
There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.