Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Monday, March 7, 2011

El Saber Magico del Antiguo Egipto 5



¿Cómo llegar a ser mago?

A esta cuestión esencial no se puede responder con un "manual de instrucciones" . La práctica mágica no está sancionada con un diploma y no se juzga por exámenes. El saber moderno, codificado casi en su totalidad, no tiene en cuenta por desgracia la experiencia vital. Éste no era el caso de civilizaciones como la de Egipto.
Ciertamente existe un método para llegar a ser mago. Pero no se expone de una forma racional. Los textos no lo ensombrecen pero apelan a nuestro sentido intuitivo y a nuestra inteligencia de corazón más que a nuestras facultades de deducción y análisis.
El capítulo 261 de los Textos de los sarcófagos se titula "Llegar a ser mago". He aquí su contenido. El adepto se dirige a los magos que están en presencia del Señor del Universo. Les pregunta al respecto en la medida en que los conoce, ya que ellos han guiado sus pasos. ¿No es aquel al que el Único creó antes de que fuesen instruidas las dos comidas sobre la tierra, el día y la noche, el bien y el mal, cuando el Creador abrió su ojo único, en su soledad? El mago se presenta como el que domina el Verbo. Es el hijo de la Gran Madre, de la que puso en el mundo

(2) Sobre la abstinencia, IV, 6
(3) Goyon, J. – C., Rituales, 258 – 9

al Creador, quien, sin embargo, no tuvo madre. El padre de los dioses, es el mago en persona. Es el que les hace vivir.
Extraño texto, en verdad. Nada hay en estas páginas de técnica rudimentaria, sino un verdadero tratado de metafísica y de espiritualidad que saca a la luz un proceso de creación. Únicas indicaciones prácticas: el adepto ha guardado silencio durante la ceremonia de entronización, con la espalda encorvada, se ha sentado en presencia de sus maestros, calificados de "toros del cielo". Han reconocido su dignidad de "poseedor del poder" y de heredero del Creador.
El adepto procede a tomar posesión de su trono y a recibir las insignias de su función. Todo aquel que existió antes de los dioses le pertenece. También les ordena descender de los cielos y entrar en su séquito, en señal de deferencia (*).
La adquisición de la cualidad de mago resulta de un coloquio con los maestros en la materia que juzgan al candidato sobre estos conocimientos esotéricos, mucho más que sobre sus aptitudes prácticas que serán desarrolladas a continuación. Del mismo modo que el muerto, al acceder al estado de ser de luz (el akh), encuentra la vida en su principio, también el adepto llega, mientras aún vive, a comunicar con la luz original, que contiene la magia en su verdadera pureza.
Primera revelación hecha por los maestros: todo problema humano que se plantee al mago tiene un modelo en el mundo divino. El mismo suceso se produce en la escala cósmica antes de tener una repercusión terrestre. Esto se debe a que el mago debe conocer la genealogía divina, la teología, los diversos relatos que se refieren a la creación del mundo. Allí se encuentran todas las soluciones.
Al identificarse con los cuatro puntos cardinales, el adepto pasa a ser el cosmos. Excelente método para conocer las leyes, captar los poderes invisibles y dirigirlos – al menos de forma parcial – a su voluntad. Con motivo del ritual de investidura, el mago se despoja de si "yo", de su visión totalmente personal del mundo para dejar que el cosmos penetre en él. Quizá se recurría a las drogas para hundirse en un sueño artificial mientras que sus Hermanos le cargaban mágicamente de energía a fin de prepararle para sus tareas futuras.
Los poderes invisibles se manifiestan bajo la forma de genios, buenos o malos. El adepto se enfrentaba a ellos. Más aún, se identifica con ellos, lo que es el mejor modo de conocerles y de adquirir el máximo poder mágico. Podrá luchar contra los genios decididamente maléficos, extirparles del cuerpo de un enfermo. Cuando los demonios atacaran a un humano, una ciudad, o un campo protegidos por un mago cualificado, se toparían con un adversario de su talla.
¿Cómo puede actuar el mago, si no es invocando un poder superior a él y gracias al cual resulta eficaz? La fórmula tipo de los textos mágicos nos lo revela: "No soy yo quien dice esto, no soy yo quien lo repite, sino que es el dios quien dice esto, y es seguramente el dios quien lo repite (4)".
No es, pues, el mago quien habla, sino el poder divino a través de él. En la lucha del "bien" contra el "mal" no hay enfrentamiento de un humano contra "algo" extra o sobrehumano, sino un duelo entre fuerzas sobrenaturales, algunas de ellas positivas, que se encarnan en el espíritu y en el cuerpo de un mago. El paciente mismo, se trate de un enfermo a sanar o de un médium a "manipular", es identificado con una divinidad que no puede ser destruida. ¿Qué mejor seguridad para escapar de una suerte tan cruel?
Apuleyo, el autor de El asno de oro, célebre novela iniciática en la que se evocan los misterios de Isis y Osiris, era un mago famoso. En su obra relata el encantamiento de Lucio, un transformado en asno. Tendrá que recorrer un largo camino antes de recuperar su forma humana. Tan sólo la iniciación a los misterios le librará de la prisión de su animalidad. Apuleyo

(*) Se conoce un acto de nacimiento iniciático de un mago relatado de esta forma: (Papiro mágico de Leiden, 55): "Yo soy la cara de Belier. Juventud es mi nombre. He nacido bajo la venerable Persia, en Abidos. Soy la encarnación del gran noble que está en Abidos (es decir, Osiris), soy el guardián del gran cuerpo (de Osiris) que está en Ououpek (lugar sagrado de Abidos)". Es decir que el adepto ha participado en la reconstrucció n del cuerpo de Osiris disperso, probando así sus capacidades, antes de identificarse con el dios resucitado.
(4) Sauneron, S., Pap. Mág. Ilustrado de Brooklyn, 20, nota I 2 (b)

fue perseguido por las autoridades judiciales de su tiempo. Con ocasión de un proceso público, fue acusado de hechicería y tuvo que emplear todos los recursos del arte oratorio para escapar de una condena. Porque Apuleyo no ignoraba nada de la magia egipcia. "Es – escribía – un arte agradable a los dioses inmortales, una de las primeras cosas que se le enseñan a los príncipes(5)" . De hecho, el faraón, en su educación ritual, es identificado mágicamente con las divinidades.
El que llega a ser Maestro en magia es declarado ritualmente (6): "Tú te mezclas con los dioses del cielo y no podemos hacer diferencia entre tú y uno de ellos. Tu cuerpo es el de Atum (el Creador) para la eternidad". ¿Cómo afirmar mejor que el mago accede a las más altas esferas del espíritu? Se impregna así de poder, a fin de ser un interlocutor cualificado de las fuerzas del cosmos. Por otro lado, es un "cosmonauta" anticipado, que explora universos desconocidos tras una larga preparación física y psíquica.
El resultado de esta aventura fue recogido respetuosamente por los textos de las diversas colecciones (7): "No existe en mí un miembro privado de dios, explica el mago, Thot es la protección de todos mis miembros. Yo soy el Ra de cada día… los hombres, los dioses, los bienaventurados, los muertos, ningún noble, ningún individuo, ningún sacerdote podrá adueñarse de mí (*)".
A fin de disipar toda ambigüedad, cada parte del cuerpo del mago está formalmente identificado con el de una divinidad. Por ejemplo, su cabeza es la de Atum; su ojo derecho es el mismo de Atum cuando disipa el crepúsculo, su ojo izquierdo es el de Horus que descansa el día de la luna Nueva cuando corre el riesgo de producirse una mala lunación; sus fosas nasales son las de Thot y Nut (la diosa del cielo); su boca es la del Enéada Atum, compañero de nueve divinidades que rige el cosmos; sus labios los de Isis y Neftis; sus dedos son serpientes de lapislázuli; sus vértebras los huesos de Geb, el dios – tierra; su vientre es el de Nut; sus pies son los arcos plantares de Shu, el dios del aire luminoso, cuando atraviesa el mar. Conclusión: "No existen miembros que estén privados del dios que pondrá su sello sobre lo que él ha trazado,. Mientras que se le entregan los amuletos de Heliópolis (8)".
Esta frase enigmática merece comentario. Poner un sello, para el egipcio, es inscribir lo divino en lo real. Los sellos reales son conocidos desde la primera dinastía. Seguidamente, los más célebres de ellos tomarán la forma de escarabajo, símbolo del devenir. Dicho de otro modo, cuando el rey toma una decisión y la sella, es consciente de su devenir, de las consecuencias de su acto. En magia, tal toma de conciencia es absolutamente necesaria para no confundirse. La colocación de los "amuletos de Heliópolis" corresponde a un momento primordial de la iniciación del mago. Reconocido como apto para sus funciones, ve su cuerpo revestido de las insignias del poder que detenta el Maestro mago que preside la ceremonia. Los amuletos se llaman "de Heliópolis" porque esta antigua ciudad del sol era la capital de la magia. Igualmente se colocan sobre la momia para hacerla incorruptible. Es además uno de los sentidos profundos de la momificación: identificar un despojo mortal con un cuerpo inmortal para que el alma, provista de tal ayuda, penetre en el más allá, en el país del conocimiento.
Todo muerto momificado según los ritos se convierte en un mago capaz de resucitar. Egipto no confía tan sólo en la creencia para franquear el obstáculo de la nada. El conocimiento le parece un proceso mejor.

(5) Apología, XXVI.
(6) Goyon, J. – C., Rituales, 178
(7) LdM, cap. 42
(*) Texto que conlleva numerosas variantes. Por ejemplo: "No existe en mí miembro que esté privado de dios, y Thot es la protección de mi cuerpo; mi carne está en la plenitud de la vida, cada día… "El que dura millares de años", ése es mi nombre, yo camino en todos los sentidos por el cielo y la tierra, el temor que inspiro reina en las entrañas de los dioses" (Goyon, J. – C., Rituales, 257)
(8) OMRO, 51, 19 – 20
La luz del mago.

Cuando el mago vuelve su vista hacia el cielo, ve a Ra, el dios – luz. Cuando vuelve su vista a la tierra, ve a Geb, príncipe de las divinidades y dios – tierra. Estas dos divinidades le ayudan a conjurar el mal (9). La ayuda de Ra es particularmente importante: gracias a la luz divinizada, ve todo y disipa las tinieblas.
Ra tiene el poder de cambiar la muerte en vida. Reitera esta operación mágica cada mañana, en el lago de las llamas, en el encarnizado combate contra sus enemigos que intentan impedir que la luz otorgue de nuevo la vida. También el mago libra esta guerra con los poderes de las tinieblas (10). En primer lugar en la ceremonia de iniciación, luego en su actividad cotidiana. Tiene la necesidad de luz divina para ser el que ilumina Egipto, el Doble país rojo y blanco, el que rechaza la oscuridad, para llegar a ser el toro de las montañas de Occidente, el que recorre cada día las extensiones celestes. Cuando él abre el ojo, surge la luz. Cuando lo cierra, la noche se extiende sobre el mundo. Los dioses ignoran su verdadero nombre (11).
Identificado con la luz que viaja a lo lejos, el mago despeja la ruta del sol para poder caminar en paz (12). Colabora así con la obra solar de cada día y con la regeneración de la humanidad.
Según el Antiguo Egipto, el estado más perfecto del ser, que corona el proceso iniciático, es el akh al cielo. Es este ser de luz el que Ra revela al mago capaz de contemplar el sol, de descubrir lo divino contemplando el astro del día. Mucho más tarde, se calificará de "iluminados" a los que hayan recibido esta iniciación; hoy, este término ha llegado a ser peyorativo. Se preferirá el de "hijos de la luz", expresión egipcia que caracteriza al faraón al designar a su verdadero padre y al confiarle la dimensión sobrenatural de su función.

El mago astrólogo

La astrología egipcia es uno de los campos de investigación más difíciles y más inexplorados (*). "No hay seguramente otro país – escribe Diodoro de Sicilia (13) hablando de Egipto – donde el orden y el movimiento de los astros sean observados con tanta exactitud como en Egipto. Ellos (los astrólogos) conservan desde hace un número increíble de años registros donde se consignan estas observaciones. Allí se encuentran anotaciones sobre la relación de cada planeta con el nacimiento de los animales y sobre los astros cuya influencia es buena o mala… En la tumba de Osymandias, en Tebas, había en el tejado un círculo de oro de 365 codos de circunferencia, dividido en 365 partes; cada división indicaba un día del año, y al lado se habían escrito las salidas y las puestas naturales de astros con los pronósticos que fundaban sobre esto los astrólogos egipcios."
El Zodíaco de Dendera, célebre documento que merecería una interpretació n más profunda, no es el único testimonio de la astrología egipcia que, en la época alta, se centraba esencialmente en la persona del faraón. Los horóscopos individuales no son atestiguados sino tardíamente. Pero el mago se ha preocupado siempre por las relaciones entre su acción y las disposiciones cósmicas. Según el capítulo 144 del Libro de los Muertos, presta atención a la posición de las estrellas en el cielo. Consulta libros de astrología en silencio y en secreto. No son accesibles, en efecto, más que a los iniciados de gran experiencia. Contrariamente a lo que sucede hoy en día, la astrología no está secularizada. Sigue siendo una ciencia de templo que sólo manejan manos expertas y espíritus responsables.
Gracias al conocimiento de las leyes astrológicas, los bienaventurados circulan a su

(9) Djed – her, 34
(10) Lexa, F., II. 59
(11) Lexa, F., II, 74 (Estela de Metternich)
(12) Text. Sarc. II, 37
(*) No existe desgraciadamente ningún estudio serio sobre este tema. La documentación existente es abundante, pero de difícil manejo. Será preciso esperar mucho tiempo para disponer de un tratado de astrología egipcia que, fundado en los textos jeroglíficos y en las representaciones del Zodíaco u otros elementos celestes, construya por fin la verdadera base de la astrología occidental, tan deformada por la tradición grecolatina y por la mayoría de las prácticas actuales.
(13) I, 71 y 49

voluntad por el cielo, el mago graba siete veces sus huellas de los pies en el suelo. Recita siete veces fórmulas mágicas en honor de la Cadera, es decir, de la Osa Mayor, orientándose hacia el norte, hacia el eje del mundo (14).
Los conocimientos astrológicos son soportes necesarios del acto mágico. La familiaridad con los astros es indispensable para utilizar las fuerzas del cosmos, hasta el punto de poder aferrar la luz y agarrar la luna con las dos manos (15), dicho de otro modo, de controlar su influencia en lugar de sufrirla.

Secretos muy bien guardados y exigencias rituales

"Éste – afirma el capítulo 162 del Libro de los Muertos – es un gran libro secreto. No se deja ver a cualquiera, ¡Eso sería un acto odioso! El que lo conoce y guarda el secreto, sigue existiendo. El nombre de este libro es el soberano del templo escondido".
Estas recomendaciones, formuladas considerando a los practicantes de la magia como profanos imprudentes, no impiden al adepto el acceso a los secretos. Les impone el silencio con respecto a individuos torpes o inadecuados.
Sabemos cómo fueron comunicados este libro y los secretos que contiene a los magos de Egipto. El dios Thot había reunido a los mejores magos. El candidato fue recibido entre ellos. Aclaró su boca, ingirió natrón y probó que era capaz de unirse a la Enéada, la corporación de los nueve poderes creadores (16). Estaba sobrentendido que era capaz de realizar las experiencias básicas con éxito. Ante el Maestro mago que cumplía la función del dios Horus, ataviado con una máscara de halcón, el candidato tuvo la revelación de las palabras y las fórmulas que databan de la época de Osiris, el ancestro primordial, que todavía continuaba vivo y reinaba sobre la tierra de Egipto.
Primera prueba para verificar que el candidato entendía perfectamente lo que le era confiado: vencer a una víbora cornuda.
Sangre fría, conocimiento de la fórmula sonora que hipnotiza al reptil, seguridad en la mano para capturarla: el futuro adepto se enfrentaba a su muerte.
Superada la prueba física viene la revelación metafísica. Los maestros en magia revelan al adepto que los dioses tan diferentes, es decir, tan opuestos, como Ra el luminoso y Osiris el tenebroso, no son más que un único y mismo ser. Es en el interior de la Casa de la Vida donde era invocado este dios único, bajo el nombre de "Alma reunida". Era simbolizado por una momia envuelta en la piel de un carnero (17). Contemplándola, el nuevo adepto convocaba su propio espíritu y entraba en el camino de la resurrección.
No accede al conocimiento de los secretos y de la Unidad más que un ser en estado de pureza. Es impuro quien es antiarmónico, antivital. El hombre está aprisionado en sus propias ligaduras, no es transparente a la vida de forma natural. La magia le enseña a desatarse de las trabas que se impone a sí mismo. La pureza exterior, la simple higiene tan apreciada por los sacerdotes de Egipto, es una manifestación tangible de la pureza interior. También el mago se lava frecuentemente. Estando su boca purificada, las palabras que salen de ella lo están también. El acto de lavarse las manos, como el de lavarse los pies, le liberan de las energías nocivas. Tus pies son lavados sobre una piedra, al borde del lago del dios, indica el capítulo 172 del Libro de los Muertos. Así pues, este acto ritual era considerado suficientemente importante para ser realizado en el interior del templo. Además se lavaban los pies a un rey en el marco de una grandiosa ceremonia, y es casi seguro que este rito real haya inspirado la escena de los Evangelios en la que Cristo concede una gran importancia al lavatorio de pies. Una vez purificado, el cuerpo es digno de recibir una vestimenta ritual. El capítulo 177 del Libro de los Muertos es una fórmula específica para ponerse la vestimenta ouab, es decir, "el Puro", un verdadero "cuerpo nuevo", con la blancura inmaculada que el mago deberá guardarse de ensuciar con actos contrarios a la armonía.

(14) Pap. Mágico de Leiden, 45
(15) Goyon, J. – C., Rituales, 74
(16) ASAE, 39, 70 – 71
(17) Derchain, P., Pap. Salt 825, 35

Al recibir esta vestimenta, el adepto se recoge e implora a las divinidades. Les pide que las impurezas espirituales y corporales se alejen de él, que le sea ofrecido el atuendo de pureza para la eternidad. Esta tradición será preservada hasta las épocas más tardías de la civilización egipcia ya que, en un papiro griego de la Biblioteca Nacional de París, se pide al mago que "se vista con una vestidura de fino lienzo, que cante un himno y que recite una fórmula en presencia de un médium que se encuentra hoy ante el sol.
Hoy como ayer, no se practica la magia de cualquier modo ni en cualquier tipo de condiciones. Las exigencias rituales están indicadas así en el Libro de la Vaca del Cielo (18), inscrito en columnas de jeroglíficos en las tumbas reales del Imperio Nuevo: "Si un hombre pronuncia esta fórmula según su propia costumbre, debe ser untado con aceites y ungüentos, con el incensario lleno de incienso en su mano; debe tener natrón de una cierta calidad detrás de las orejas, y una calidad diferente de natrón en su boca; debe estar vestido con dos piezas de vestiduras nuevas, después debe lavarse en el agua del viñedo, calzarse sandalias blancas y haberse pintado la imagen de la diosa Maat (la armonía universal) con tinta fresca, en la lengua".
Otras precisiones complementarias (19): "Que se lea esta fórmula siendo puro y sin mancha, sin haber comido carne de res o de pescado y sin haber tenido relaciones con una mujer"
Preparado de esta forma, respetuoso de las estrictas reglas, en el que se inscriben, bajo forma de símbolos, las fuerzas que él manipula. En "la sala de los dos Maat" (es decir, de las dos verdades, la cósmica y la humana), vestido con ropas de lino, cubierto con galena, debidamente purificado, untado con mirra, calzado con sandalias blancas, el mago hace la ofrenda de los bueyes, de las aves, de la resina de trementina, del pan, de la cerveza y de las legumbres. Después se traza el dibujo ritual conforme a lo que se encuentra en los escritos secretos, sobre un suelo puro, recubierto con una capa blanca de mantillo que no haya sido pisado ni por cerdos ni por cabras (20). Los constructores de la Edad Media actuaron de la misma forma al trazar su "leyenda de oficio", que, en algunas logias iniciáticas de la francmasonerí a contemporánea, efectivamente se vuelve a crear en cada sesión de trabajo.
El mago es, pues, un verdadero Creador designado para concebir un plan. Ciñe alrededor de su frente "la cinta del conocimiento" y hace esta sorprendente declaración: "Mis pensamientos son los grandes encantamientos mágicos que salen de mi boca (21)".
Con anterioridad, pasaba por un rito de resurrección durante el cual se acostaba sobre un manto de rosas, convirtiéndose en una momia viva que mágicamente toma contacto con los poderes superiores. El mago revive la pasión de Osiris, que vuelve del más allá y de la muerte (22)

El tribunal divino, los guardianes de las puertas, el barquero.

Si un mago recita el libro secreto, en el suelo, a favor de un hombre, este último no será desarrollado por los genios que atacan, en cualquier lugar, a quien comete el mal. No será decapitado, no morirá por el cuchillo del dios Seth, no será llevado a ninguna prisión. Se presentará sereno ante el tribunal divino que espera a todo ser al final de su existencia terrestre y saldrá de allí, justificado, liberado del terror de la injusticia (23).
Éste es. Desde luego, uno de los grandes servicios prestados por la magia: permitir al hombre justo presentarse con la frente alta, sin temblar, ante sus jueces. algunos egiptólogos, preocupados tal vez por su propio caso, han acusado a los egipcios de ser "falsificadores" . Éstos habrían engañado a los dioses abusando de su magia. Realmente una ingenuidad que desarma. Es la magia del conocimiento la que el tribunal pone a prueba, no los "trucos" de un ilusionista de feria. Si el hombre no posee las leyes de esa magia, está efectivamente desarmado y conde_

(18) BIFAO, 40, 98 – 99
(19) LdM, cap. 64
(20) LdM, cap. 125
(21) LdM, cap. 80
(22) Derchain, P., Pap. Salt. 825, 171
(23) LdM, cap. 163

Nado por anticipado a revivir un nuevo ciclo material, sin que eso implique una reencarnación en el sentido habitual del término.
Otros peligros acechan al adepto en los caminos del otro mundo. Para pasar las cuatro fronteras del cuelo, el viajero debe convencer a sus guardianes de que le dejen la vía libre. También les recita las palabras de aquellos cuyo lugar es secreto (24). Numerosos capítulos de los Textos de los Sarcófagos (25) evocan a estos personajes siniestros, a menudo armados con cuchillos, vigilando lagos en las profundidades insondables, caminos que se pierden en las tinieblas, intersecciones donde uno se desorienta. Sólo la magia aniquila el poder de estos inquietantes genios.
Otro personaje exige del viajero del más allá cualidades mágicas de primer orden. Se trata del barquero que está en posesión del tesoro entre los tesoros: la barca. Gracias a ella, se atraviesan las extensiones acuáticas de los paraísos celestes. Cuando el iniciado exige utilizar la barca (26), el barquero le somete a un riguroso interrogatorio: "¿Quién eres tú?", le pregunta. "Yo soy un mago", responde el adepto. Está "completo, equipado, disponiendo del uso de sus miembros". Esta afirmación se juzga insuficiente. Es preciso que compruebe su cualidad de mago nombrando diferentes partes de la barcaza dándoles sus correspondencias mitológicas y esotéricas. No hay ninguna posibilidad de lograrlo para el profano. El mago adiestrado en la materia lo consigue. También manda en las cualidades del más allá, delimitará el inventario de las riquezas del otro mundo y las ofrecerá a los pobres que tienen necesidad de ellas sobre la tierra. Es decir, que la posición social del mago es elevada: no es sólo un "intelectual" , sino también un gestor cuyas competencias son puestas al servicio de los más desfavorecidos, aunque se trate de un recurso económico muy extraño.
Sin embargo, el barquero no está todavía satisfecho. Exige del mago un saber matemático, que se traduce en la capacidad de contar con los dedos. Cada dedo, cada "acto numérico", tiene un "profundo significado" (*). No se trata de un simple cálculo mental, sino de una creación del mundo por los Números y no por las cifras.
Otra pregunta del barquero al mago: "¿De dónde vienes?". Respuesta: "De la isla del fuego", es decir, del lugar del universo donde el sol libra, cada mañana, un combate victorioso con los enemigos de la luz. Nacido del sol, el mago tiene un temperamento de guerrero y vencedor. Lo ha demostrado.
Dato primordial: el mago revela al barquero que ha descubierto el taller naval de los dioses donde yace la barcaza en piezas sueltas. ¿No tiene una analogía esto con el Osiris desmembrado? Sin embargo, el mago sabe como reconstruirla. Posee el arte supremo.
Vencido por tanta ciencia, el barquero cede. Cumple las exigencias formuladas por el mago, pone la barcaza a su disposición y regresa a su puesto, esperando poner a prueba al próximo viajero.

Salir al día

"El que conoce el libro de la magia, puede salir al día y pasearse sobre la tierra entre los vivos. No morirá jamás. Esto se ha comprobado eficaz millones de veces (27)".
Millones de magos egipcios, eternamente vivos, nos rodean. Han "salido al día", a la luz, porque el poder mágico estaba con ellos, permitiéndoles hacer desaparecer toda traba a su libertad de movimientos (28). Sin duda, no han tomado jamás forma humana, sino que, como bien sabía Gérard de Nerval, se ocultan bajo la piedra, la madera o el metal.
La "salida al día" está presente en el ritual cotidiano de los templos. Por la mañana, cuando el sacerdote abre las puertas de la naos que contiene la estatua divina, pronuncia estas palabras: "Abiertas están las puertas del cielo, abiertos los cerrojos de las puertas del templo. ¡La casa está abierta para su señor! ¡Que salga cuando quiera salir, que entre cuando quiera en_

(24) Text. Sarc., cap. 1018
(25) Por ejemplo, 1054, 1055, 1057
(26) Text. Sarc., cap. 396 – 397
(*) Esta "cuenta" tan particular exigiría un amplio estudio. En nuestra opinión, es el origen, no dado a conocer todavía, de la Cábala Numérica.
(27) LdM, cap. 68
(28) Text. Sarc., cap. 91
trar! (29)".
En el más allá es esencial caminar sobre los pies y no sobre la cabeza. Hay fórmulas mágicas que evitan al iniciado esta grave contrariedad y le permiten recorrer normalmente los caminos de agua y de tierra del otro mundo formando parte del séquito del dios Thot.
El mago avanza sobre los hermosos caminos del Occidente bajo la forma de un ser de luz, habiendo adquirido y experimentado todos los poderes sin convertirse en esclavo de ellos. Es identificado con el joven dios nacido en el Hermoso Occidente, venido de la tierra de los vivos, habiéndose liberado del polvo del cadáver, repleto su corazón de magia, aplacada su sed de conocimiento. Navega hacia el campo de los rosales, uno de los paraísos celestes (30). Va y viene por los campos, las ciudades y los canales del más allá. Ara, ve a Ra, Osiris y Thot cada día, tiene el poder sobre el agua y sobre el aire, hace todo lo que desea, como iniciado de la abadía de Telemo. La vida está en su aliento, no morirá jamás, vive en el campo de las ofrendas en el que están delimitadas sus propiedades para la eternidad. Ha realizado su deseo: llegar a ser mago (31).

(29) Goyon, J. – C., Rituales, 179
(30) Text. Sarc., cap. 30
(31) Rúbrica del cap. 467 de los Text. Sarc.

CAPÍTULO II
Los poderes del mago

El mago de Luxor y sus hijos no estaban sorprendidos en absoluto por los viejos textos que yo evocaba. Encontraban allí el eco de una práctica secular, transmitida de generación en generación. ¿Quién podría dudar de los inmensos poderes de un mago, fundados sobre sus capacidades de conocimiento? Su único verdadero temor, en este mundo como en el otro, es ser privado de sus aptitudes por la intervención de cualquier poder maléfico. Pero dispone de una fórmula especial para alejar el peligro: "No permitir que el poder mágico de un hombre le sea arrebatado en el reino subterráneo (1)".
Adquirida esta certeza, es preciso combatir el mal siempre que intenta alcanzar a los seres en situación de menor resistencia. El mago, haciendo referencia a combates acaecidos en el mundo divino, aleja las influencias nocivas, como el mismo dios Ra se salvó del espantoso cocodrilo de Sobek, como el mismo Horus se salvó de su hermano asesino Seth, como el mismo Thot se salvó del lúbrico Bebon (2).
Combatir el mal precisa técnicas elaboradas. El mago extrae la fuerza perniciosa del cuerpo del individuo enfermo y la transfiere a otra parte, por ejemplo, a un animal. Aparece tanto bajo la forma de varón como la de hembra. Esto se debe a que el mago desconfía particularmente de los espectros y almas errantes, multiformes, difíciles de identificar. Amenaza con destruir las tumbas de las que provienen, para privarles de su "base" terrestre, o de suprimir sus ofrendas, para hacerles morir de hambre.
Se comprende que el renombre de los magos de Egipto se haya extendido con tanto auge por todo el mundo antiguo. Según los autores griegos y latinos, ellos sabían curar enfermedades, utilizar a los simples, predecir el futuro e incluso provocar la lluvia (3). Los verdaderos poderes mágicos fueron por desgracia reducidos a operaciones sencillas como el hecho de otorgar a una mujer una soberbia cabellera que nunca encanecerá o bien echar un mal de ojo a un enemigo para volverle calvo. El papiro de Leiden (4) expone así una serie de prácticas espectaculares: hacer adivinación, rechazar a los espíritus malvados, fabricar ungüentos, favorecer los sueños, enamorar a una mujer, atraer sobre sí la buena fortuna, cegar o dejar tuertos a los enemigos, utilizar una fórmula para rechazar el miedo que agobia a un

(1) El comienzo del cap. 349 de los Text. Sarc.
(2) Papiro Turín, 118, 9 – 10
(3) Sauneron, S., Sacerdotes, 62
(4) Papiro Leiden 348, Recto 2, 1

hombre de día y de noche. Todo esto descansa sobre las bases tradicionales que se han ido olvidando poco a poco.
Para consagrarse a la adivinación, se utiliza un recipiente lleno de agua. Identificado con Horus anciano, gran dios cósmico, el mago interroga a los dioses por mediación de un joven médico que lleva en él la verdad. El mago le ordena abrir los ojos, a fin de que vea la luz. Es preciso alejar a cualquier precio las tinieblas del médium para que su espíritu penetre en el mundo de los dioses y encuentre allí la respuesta a la pregunta planteada. El recipiente es un excelente soporte para comunicar el cielo y el mundo intermedio.
El mago es capaz de adormecerse, provocando un sueño hipnótico situándose ante una luz, o bien contemplando la luna o bien recitando siete veces una fórmula mágica.
Entre las técnicas mágicas oficiales, el oráculo conoció un gran éxito en el Egipto del Imperio Nuevo y en la Época Baja. El mago de Estado plantea preguntas a una estatua divina de la que espera una respuesta, concretada a veces en un gesto, cuando la efigie sagrada inclina la cabeza para decir "si" o "no". En pequeños oratorios, los clientes "privados" consultaban a las divinidades ya fuera de forma oral o por escrito, sobre temas cotidianos que han preocupado siempre a la humanidad: la promoción social, el futuro, los bienes materiales, el amor.
Toda adquisición de poder mágico, no está de más recalcarlo, descansa sobre el proceso de identificació n abundantemente ilustrado en los textos egipcios. El mago se "convierte" en las fuerzas que crean el mundo, por ejemplo, la Abundancia personificada. No en beneficio propio, sino para hacer que un paciente se beneficie de los efectos benéficos de su arte.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.