Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Friday, March 4, 2011

La cueva de las mil momias



Denominada con acierto como el "Santo Grial" de la arqueología canaria, la Cueva de las Mil Momias es uno de los mayores enigmas de la cultura guanche, una gruta descubierta en Tenerife en 1764 con centenares de cuerpos momificados a la que de manera bastante insólita se le perdió el rastro al poco de su hallazgo. Una nueva investigación despeja de forma documental las dudas sobre su existencia real, acotando al máximo su hipotética localización física. Esta es la crónica de la visita de ENIGMAS a la zona.
En torno a las diez y media de la mañana del pasado 8 de diciembre ya estábamos en la ruta que supuestamente nos conducía a la Cueva de las Mil Momias, también conocida como Cueva de los Menceyes, en alusión a su condición de última morada de los jefes tribales guanches. La cavidad ha sido fuente de todo tipo de especulaciones durante los últimos 250 años, discusiones que han girado no sólo alrededor de su ubicación real, sino también acerca del contenido que todavía podría albergar tras el paso de los expoliadores o incluso sobre la posibilidad de que siendo importante, esta gigantesca cueva apenas sea uno de los grandes cementerios de los antiguos aborígenes canarios.

Nuestra historia, apasionante ya de partida, nos presenta un guiño o requiebro reciente que la hace si cabe más jugosa, la certificación documental de que la momia conservada en el Museo Nacional de Antropología y Etnografía de Madrid, el mejor de los ejemplares conservados hasta la fecha, salió de aquel sepulcro en la segunda mitad del siglo XVIII como regalo al rey Carlos III, algo que ya habían deducido historiadores canarios coetáneos a los hechos como Viera y Clavijo, o en el siglo pasado el avezado Luis Diego Cuscoy.



Junto a un reducido grupo de buenos amigos, en el que se encontraban varios de los autores del libro que ha puesto de actualidad este enigma arqueológico de la cultura guanche, La Cueva de las Mil Momias, transitamos una buena parte del hermoso Barranco de Herques, un enclave que marca los límites geográficos entre los municipios de Fasnia y Güímar. Herques absorbe y asombra, cautiva a cuantos con plena conciencia ponen sus pies en el lugar. Su sinuoso y desafiante cauce, vertiginoso en algunos tramos y amable en otros, es una máquina del tiempo capaz de transportarnos a otras épocas, un viaje a un entorno en el que hicieron vida los antiguos pobladores de la isla que sólo se ve parcialmente interrumpido cuando se vislumbra en lo alto de la ladera una granja con apariencia de fábrica desde donde no parece existir control a la hora de usar el entorno como basurero. Por un momento pensamos en cómo estremece imaginar que en aquel lugar pueda convivir la mayor necrópolis guanche, o lo que quede de ella, con la desidia empresarial e institucional que permite una agresión medioambiental y paisajística tan evidente.



Aplazada la discusión sobre aquella aberración, alcanzamos nuestro destino, la estrecha boca de una cueva casi imperceptible desde la lejanía, una pequeña oquedad de aspecto común y que en nada delata su envergadura interior cuando uno la tiene a poca distancia. Apenas cinco metros reptando por su boca con meridiana facilidad nos abren paso a una enorme galería, una cavidad de considerable dimensión que, quizá, y solo quizá, haya sido en algún momento del pasado la famosa Cueva de las Mil Momias. Quién sabe, aunque de momento se la ha venido conociendo como Cueva de las Calzadas.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.