Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Monday, March 30, 2009

Gran hermano marciano


Se trata de un experimento necesario para poder diseñar de forma realista una misión espacial tripulada a Marte. Tiene, también, todos los componentes mediáticos que le acercan a un concurso de telerrealidad. La duda es si ganará la ciencia o nos quedaremos con la anécdota. Y como dentro de dos días comienza el encierro completo de los voluntarios, podemos reflexionar y especular sobre lo que pasará...

Viajar a Marte, incluso cuando el planeta hermano se nos pone a tiro es complicado, aunque cada dos años se sitúa a unos 60 millones de km de la Tierra, y entonces es más barato y más breve el viaje interplanetario. Las sondas robóticas que mandan las agencias espaciales en esos momentos suelen demorar unos seis meses el viaje.

Una nave tripulada debería plantearse unos ocho meses al menos. Para el viaje de ida. Desde luego, habrá que contar otros ocho meses. Y, coincidirán conmigo, al menos un mes en Marte para justificar el esfuerzo tecnológico y humano de ir hasta el planeta rojo. Unos 17 meses de viaje solos, conviviendo en un ecosistema necesariamente cerrado...

La ficción ha imaginado miles de escenarios posibles para esa convivencia forzada (a menudo acabando en masacre, los humanos somos así). Sin embargo, la experiencia de convivencia de varios meses en el espacio no es una ficción, sino un hecho: en la Estación Espacial Internacional se da constantemente desde hace mas de ocho años. Los astronautas y cosmonautas, con sus tiranteces en el trato humano, han aguantado estupendamente y (aún) no ha habido ningún crimen mortal.

Así que cabe pensar que la convivencia, incluso con la tensión de saber que no hay escape posible, o incluso con la incógnita de un futuro incierto (algo así sería la experiencia psicológica de un viaje a Marte), es posible. Igualmente se han realizado diversos experimentos de aislamiento completo, como los que hizo la propia ESA a comienzos de los 90, llamados ISEMSI y EXEMSI, en el que seis personas se recluían en un simulador de la estación espacial rusa MIR, durante 135 días. Se comprobaron incrementos en la tensión interpersonal, sobre todo al final del periodo. Al principio abundaban las bromas, posteriormente las discusiones... ¡Como pasaría en cualquier sitio!

La cuestión es que había algunos parámetros específicos, como se comprobó en 1999 en el estudio SFINCSS, llevado a cabo en Rusia, durante 110 y 240 días en sus dos versiones, con 12 personas (11 hombres y una mujer) en tres grupos, no solamente en la convivencia, sino incluso en los niveles hormonales y otras constantes biomédicas que se sincronizaban y compartían (e incluso algún hongo de los pies).

Las conclusiones de los expertos apuntaban a que una diversidad cultural amplia en el equipo permitiría una mejor conviencia. Para ello, el confinamiento tuvo varios grupos: en uno cuatro rusos, en otro tres rusos y un extranjero, y en el trecero personas de Japón, Rusia, Austria y Canadá (y entre ellos la mujer).

En cualquier caso nunca se ha comprobado qué puede pasar en un confinamiento de más de 500 días, y por eso nació la idea de ir estudiando convivencias similares simuladas en Tierra. El Instituto Ruso de Problemas Biomédicos y la Agencia Espacial Europea han montado un programa de experiencias: la primera de ellas va a durar sólo algo más de 3 meses, 105 días. La siguiente, a finales de años, será de 17 meses. El estudio se llama MARS500 y la ESA ha colocado en su canal de YouTube un vídeo explicativo, que será el primero de un completo seguimiento a los protagonistas del encierro.La 'tripulación'de esta nave simulada es de seis personas, seleccionadas de entre los 5.600 voluntarios que se presentaron a las convocatorias. Dos van a ser en el futuro la tripulación principal: Oliver Knickel, ingeniero mecánico del ejército alemán, de 28 años de edad y Cyrille Fournier (de 40), francés y piloto comercial. Por la parte rusa, cuatro personas: el comandante cosmonauta Sergei Ryazanski (34), que también es biólogo; el ingeniero y también cosmonauta Oleg Artemyez (37) (ambos con experiencia en el espacio); Alexei Shpakov (25), fisiólogo y deportista y Alexei Baranov (34), médico.

Las condiciones de vida simularán en lo posible el aislamiento espacial (aunque algunos psicólogos opinan que como en el fondo los participantes saben que están en la Tierra y que siempre hay una vía de escape, la interrelación de un viaje espacial será necesariamente diferente). No saldrán de sus módulos, donde además se reciclarán líquidos y aire como sucederá en una nave. En la versión larga del experimento, se les dejará simular unos paseos sobre una superficie como la de Marte.

También se mantendrá una limitación en las comunicaciones 'con Tierra', y es la incorporación de un retraso conforme se alejan hacia Marte, para simular la imposibilidad de hablar en directo y someterse a los dictados de la limitación de la velocidad de la luz: el desfase llegará a ser de 40 minutos en algunos momentos del viaje entre pregunta y respuesta.

En cualquier caso, dos parámetros fundamentales no estarán presentes en esta simulación, que se centra en los aspectos convivenciales: ni las radiaciones que recibiría una misión a Marte ni la prolongada ausencia de gravedad. Ambas circunstancias podrían ser letales por lo que sabemos. Y exigen soluciones precisas y duras para los futuros viajeros a Marte: aislamientos importantes para disminuir los posibles efectos de una exposición a altas densidades de radiación, y programas de ejercicio intensivo que consumirían gran parte del tiempo durante el viaje, solamente para no sucumbir a la osteoporosis.

En cualquier caso, esta especie de Gran Hermano Marciano comienza ya. Y con más cámaras de televisión, expertos alrededor y monitorización de los protagonistas que en la versión televisiva. ¿Qué pasará?

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.