Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Monday, March 9, 2009

Las indígenas de Camboya, marcadas por la violencia


Una de cada seis mujeres indígenas de Camboya sufre violencia de género. En más de la mitad de los casos, las agresiones están asociadas con el alcohol, un producto que ha pasado de ser ceremonial a cotidiano, en un intento de huida de una pobreza que la crisis está agudizando.

El dato procede de un estudio financiado por la AECID y realizado por la ONG española Psicólogos Sin Fronteras, que lleva varios años trabajando con las poblaciones de Ratanakiri, una provincia al noreste del país asiático.

Más de 300 cuestionarios distribuidos en 26 poblaciones de la zona han servido para describir la situación de un colectivo que cada día se aleja más de los Objetivos del Milenio, aprobados por la ONU para el año 2015.

En esa perdida zona del planeta, fronteriza con Laos y Vietnam, se estima que habitan 14.000 mujeres de las étnias jarai, tampoun, kachok y phonong en edad reproductiva (entre 15 y 49 años). La mayoría (un 60%) se casan entre los 15 y los 18 años, algunas aseguran que pasaron ese trámite con tan solo 11.

Héctor Rifá, responsable de Psicólogos Sin Fronteras, explica que se trata de una costumbre ancestral que implica que el 47% tenga hijos a edades muy tempranas y a lo largo de toda su vida fértil.



Justificar la violencia

Para una de cada cuatro mujeres indígenas, las agresiones de sus parejas están justificadas, aun cuando reconocen que están asociadas a la bebida. Son minoría los casos en los que acudieron a buscar ayuda externa y tan sólo un 8% asegura que la toma de decisiones en su familia es compartida. Un 47% responde que las órdenes las da el marido y el resto no contesta.

La marginalidad social en la que viven en Camboya se ve reflejada en el hecho de que un 63% no hablan el khemer, la lengua oficial del país, aun cuando dependen de los servicios públicos sanitarios para salir adelante. "La medicina tradicional prácticamente la han perdido, prefieren tomar pastillas, aunque los servicios de salud son muy escasos en la zona", explica Rifá.

Inmersos en un profundo cambio de estilo de vida, en una zona donde la deforestación hace estragos, los indígenas de Ratanakiri han encontrado lo peor de la modernidad, sin recibir a cambio ninguna de sus ventajas. Las cifras de mortalidad infantil por debajo de los cinco años es de 250 por mil, peor que en el África Subsahariana y de los pequeños que sobreviven, sólo el 35% son escolarizados.

También mueren las madres. Un 72% de las mujeres asegura que conocen a una que murió durante el parto, que en casi todos los casos se realiza en casa con ayuda de una partera de la población. "Uno de los problemas es que cortan el cordón umbilical con un trozo de bambú que trae el padre; es una tradición que causa numerosas infecciones y a la que estamos buscando una solución que no choque con sus costumbres", señala Rifá.

Pero son muchos los frentes abiertos. No hay cuidados prenatales ni postnatales y la política oficial es que cuenten con un centro de salud a una distancia de un día caminando. El psicólogo español, que ha participado en la apertura de varios centros de salud en la zona, considera que "éste es un criterio muy relativo porque es un día de ida y otro de vuelta, y a veces llevando a cuestas una camilla con el enfermo".

Rifá, que aún se ocupa de la situación de la joven indígena que apareció en la región tras haber pasado muchos años perdida en la selva, está también involucrado en un programa de asistencia psico-social en Ratanakiri, en colaboración con las autoridades camboyanas.

Se trata de ayudar a unas familias, y especialmente a las mujeres, ante una situación de pobreza y marginalidad que ha modificado su forma de vida, tras ser deslumbrados por un 'desarrollo' que es ficticio. "Muchos indígenas han mal vendido sus tierras para comprarse motos o coches que acaban destrozados por caminos de tierra. Van a las poblaciones cercanas y se gastan el dinero hasta quedarse sin nada", explica el psicólogo.

Con los cambios sociales, en las selvas del norte de Camboya, las culturas comunitarias han desaparecido: las familias se han disgregado por el territorio, lo que las convierte en presas más fáciles de aquellos que quieren hacerse con sus territorios para convertirlos en plantaciones de caucho.
La crisis llega a la selva

Los que mantienen sus tierras empiezan a notar los efectos de la crisis global, aunque no les llegaron igual los beneficios de los años de bonanza. Cuenta Rifá que muchos pequeños agricultores de Ratanakiri que comenzaron a cultivar yuca y anacardos para darles salida en un mercado, ahora se están arruinando con la bajada de los precios. La organización Psicólogos Sin Fronteras, pese a todo, sigue empeñada en mejorar, en la medida de sus posibilidades, la situación de estas comunidades para que modifiquen algunos comportamientos, pero siempre dentro de su contexto cultural.

Con este fin, tiene previsto coordinar una unidad de Salud Mental en el hospital de la región, a la vez que se pone en marcha una unidad móvil que atienda a las necesidades psicosociales de los indígenas en sus propias aldeas.

Respecto a la joven camboyana que tanto revuelo mediático lenvató en su día, Rifá cuenta que sufre una sordera crónica que le impide integrarse plenamente en su comunidad, si bien su estado mental es normal y participa de las tareas familiares.

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.