Skyline

Skyline
the movie

tus pupilas de gato

Virgin Galactic

House Music Ivan Robles

Monday, March 2, 2009

Viaje al gran azul


Conocemos mejor la superficie de Marte y de la Luna que el fondo de los océanos. Calculamos que existen entre 10 y 40 millones de especies marinas y apenas tenemos 250.000 catalogadas. Protegemos el 12% de la corteza terrestre, pero las reservas marinas no llegan siquiera al 1% de esos 331.000 millones de kilómetros cuadrados que contienen la clave de la vida en el planeta.

La oceanógrafa Sylvia Earle se ha propuesto compensar todas estas carencias con Océano: un atlas ilustrado, posiblemente el compendio más ambicioso publicado hasta la fecha sobre la inmensidad azul.

Mano a mano con la divulgadora científica Linda K. Glover, con la asistencia de 27 expertos y todo el apoyo de la National Geographic Society, Sylvia Earle profundiza en los misterios de nuestros mares y pone sobre la mesa la gran paradoja: «El océano regula el clima y la temperatura, gobierna la química del planeta y es la espina dorsal de la vida en la Tierra.

Curiosamente, mientras el cambio climático ha inspirado la atención global, el papel de los océanos y su serio declive se han dejado de lado».

Al mar lo que es del mar. Esa es la misión en la que está embarcada esta singular oceonógrafa, responsable a la sombra de la postrera decisión de George W. Bush de crear la mayor reserva marina del mundo en el Pacífico (incluida la Fosa Mariana, el cañón subacuático a casi 11 kilómetros de profundidad).

Oceáno es una fascinante inmersión en todas las dimensiones del planeta líquido: del tiburón ballena dándose una banquete de plancton en aguas australiana, a las anémonas de las islas Salomón extendido sus sutiles tentáculos.

Todos los reinos de la vida acuática medusas peine, esponjas barril, gusanos flecha, pepinos de mar desfilan ante nuestros ojos en 170 luminosas imágenes, capturadas en gran parte por la propia Sylvia Earle durante sus 40 años de exploración infatigable.

Lo más sorprendente del mar es sin embargo lo que no se ve, esos microorganismos «capaces de mover montañas» y de los que dependen millones de especies, incluida la humana.

Un ejemplo: los prochlorococcus, pertenecientes al reino de las cyanobacterias y responsables, según Earle, de «una de cada cinco bocanadas de oxígeno» de los 6.700 millones de habitantes de la Tierra. Los científicos no han vuelto a mirar el mar de la misma manera desde que fueron descubiertos en 1986. Ahora se sabe que son posiblemente los organismos fotosintéticos más abundantes en la Tierra.

La fotosíntesis, ese milagro que transforma la luz solar en energía y alimento, es un fenómeno que obsesiona sobremanera a la oceonógrafa. Aunque se sabe que la luz solar penetra al menos hasta los 250 metros, se desconoce cuál es la profundidad máxima en la que las algas pueden seguir trabajando en beneficio de todas las especies marinas y terrestres.

El abismo. Sylvia Earle, que ostenta el récord de profundidad de una mujer en sumergible (mil metros), se siente poderosamente atraída por las tinieblas submarinas y por esos «destellos bioluminiscentes» que son posiblemente el sistema de comunicación más usado en el planeta.

Otra de las grandes aportaciones de Earle, inspiradora de la versión marina de Google Earth, es sin duda el gran despliegue de mapas, con mención de honor a Marie Tharp, la cartógrafa que más contribuyó a la visualización de los fondos marinos.

«¿Cómo será el futuro de los mares?», se pregunta Earle. «Nos queda tiempo, pero no mucho, para usar la maravillosa capacidad que tenemos los humanos para soñar o anticipar lo que venga en una década, un siglo o un milenio. Si elegimos el buen camino, viviremos en paz con nosotros mismos y con el mundo azul que nos sostiene».
Calentamiento

«El océano es tan grande y tan vasto que nada de lo que hagamos puede alterar su naturaleza... Sylvia Earle se rebela contra esta idea bien arraigada y advierte en su libro cómo el impacto humano desde las emisiones de CO2 a la plaga de los plásticos, desde la pesca al deterioro de las costas está alterando la química de los mares y agravando el problema del calentamiento global.

«El agua de los océanos retiene hasta 1.000 veces más calor que la atmósfera», advierte Earle, «y el principal regulador del clima es la interacción entre las temperaturas y las corrientes de los océanos y la distribución global de calor».

La oceanógrafa recalca también la función de los mares como sumideros: «Desde el principio de la revolución industrial, la mitad de las emisiones de carbono por la quema combustibles fósiles ha sido absorbida por el mar. Y aunque una parte de dióxido de carbono es necesaria para la fotosíntesis, las cantidades excesivas están provocando la acidificación, que puede causar a la muerte de los corales, los moluscos, las larvas y multitud de organismos planctónicos responsables de la generación de oxígeno y que mantienen la tierra habitable para las especies marinas y terrestres, incluida la especie humana».

No comments:

Mystery Space Machines

Calorie Calculator

There was an error in this gadget

Pensamiento de hoy

febrero, 2008
Aprender sin pensar es tiempo perdido, pensar sin aprender es peligroso.
Confucio, filósofo chino.


"No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" (Séneca)

Camuflaje OVNI

Copyright

En nuestro mundo, una de las facultades que más nos asombra del mundo animal es la llamada mimetismo. Esta es la capacidad de los organismos vivos para pasar inadvertidos para los depredadores. Las variantes son múltiples, desde cambiar el color del pelaje, confundiéndose con su medio, hasta el de adquirir las formas de su entorno, incluso cuando nosotros mismos observamos el comportamiento de animales de nuestro interés, utilizamos el recurso del camuflaje. En la guerra la invisibilidad es una premisa, es por eso que la nación que logre duplicar el camuflaje OVNI obtendrá todas las ventajas sobre su enemigo. Actualmente existen naves invisibles, por lo menos para el radar, como el llamado Stealth Fighter, que por su diseño y pintura especial pasa inadvertido para los radares.

Einstein, en una de sus teorías afirmaba que mediante procesos magnéticos haciendo vibrar un objeto, esté podría desplazar el espectro electromagnético visible que despiden los objetos haciéndolos completamente indistinguibles para el ojo humano. Teoría que se probaría en el tristemente célebre experimento Filadelfia en 1947, con repercusiones bastante lamentables.

Los rayos infrarrojos y ultravioleta están por encima y por debajo, respectivamente, del espectro visible para el ojo humano. Para que una frecuencia infrarroja pueda ser perceptible son necesarios elementos ópticos y tecnológicos de los que carece el ojo humano, sin embargo, un ejemplo claro para poder realizarlo en nuestro hogar, basta colocar un telemando frente a una cámara de video y observarlo en el monitor de televisión.

Esto explicaría cómo aparece y cómo queda registrado en un video un OVNI, cuando al realizar la grabación éste no se observa y ni siquiera es el centro de atención. No obstante, este fenómeno también se produce en negativos fotográficos aun cuando este proceso (óptico químico) es diferente al video. Dando una idea de que si nuestras percepciones físicas no pueden detectar estos avistamientos, sí se cuenta con elementos para poder observarlos.

Otro tipo de camuflaje OVNI (al menos físico y visible), sería el de adoptar las formas del entorno atmosférico, en este caso nubes. Se han registrado avistamientos donde los observadores de estos fenómenos, ven claramente cómo las nubes tienen movimientos caprichosos en el cielo. Estos movimientos por cierto muy semejantes a los observados a través de la historia, donde incluso algunos casos se observan bajar entidades de las mismas.

Por otra parte, la misma maniobrabilidad de algunos OVNI´s hacen que pasen desapercibidos para algunos instrumentos de detección, esto como es de suponerse, sólo es necesario hallarse fuera del campo que cubre un radar, colocándose por encima o por debajo para pasar inadvertido. En medio de estos parámetros explicativos queda otra interrogativa, ¿se pueden ver o fotografiar entidades que se desarrollan en un plano de tres dimensiones? No, no se puede, ya que no obedecen las leyes físicas y ópticas del mismo comportamiento que conocemos, haciendo imposible dejar constancia en una placa o en un video, al menos con la óptica terrestre tal y como la conocemos.

Como se podrá deducir entonces, el hecho de que observemos OVNI´s en el cielo, sólo puede tratarse de un acto consciente de ser observados y enterarnos que allá arriba está sucediendo algo.